lunes, 23 de mayo de 2016

Calibración del tambor de ajuste

Existe un aparentemente insignificante detalle en cuanto al ajuste del sistema de cambios posteriores, éste  ha sido escasamente tratado y existe poca información al respecto, por ello  muchas personas desconocen la manera de ajustar y poner en el punto ideal al TAMBOR DE AJUSTE DEL CABLE del sistema de cambio posterior de marchas de la bicicleta.

Algunas veces hemos podido notar, ya sea en nuestras bicicletas o en las de nuestros amigos que, al intentar utilizar el tambor de ajuste del cable del descarrilador para realizar algunas calibraciones finas en el sistema de cambios de velocidades, nos topamos con que no podemos hacerlo porque a este regulador ya no se puede dar un giro más debido a que se encuentra en una de dos posiciones:



En el límite de ajuste: El tambor se encuentra completamente apretado contra el cuerpo del descarrilador y por ello solo permite ajustes en un solo sentido (desajustando).

En límite de holgura: El tambor se encuentra casi completamente suelto, al punto que si damos apenas 1/4 de vuelta más en sentido anti-horario al componente, éste quedará fuera del descarrilador, por esta razón es que el tambor se encuentra en una posición tal que solo  permite su utilización en un solo sentido (apretando).

La posición ideal es aquella en la que, estando perfectamente regulados los cambios de marcha, el tambor de ajuste del cable se encuentre ajustado hasta la mitad de su rosca, de manera tal que nos permita realizar ajustes finos en ambos sentidos.

El logro de este objetivo no es algo complejo pero, será aun más sencillo reajustar el cable siguiendo el proceso que se detalla:

  • Con la bicicleta rodando, utilizar la maneta de los cambios para así llevar la cadena hacia el piñón de mayor diámetro y la otra maneta para dejarla en el plato dentado más pequeño.
  • Ahora sí, con la finalidad de aliviar la tensión del cable en el descarrilador y poder regular el tambor de ajuste del cable, debemos, sin mover la bicicleta, accionar la maneta de los cambios posteriores y colocarla en la posición del piñón más pequeño, con ésto habremos logrado destensar el cable mientras que la cadena se queda anclada al piñón de mayor diámetro, lo que nos permitirá posicionar el tambor de ajuste en la mitad de su recorrido, teniendo la precaución de aflojar el tornillo de sujeción   para incrementar o disminuir (según sea el movimiento dado al tambor de ajuste) la holgura del cable en la misma longitud que la variación realizada en el tambor de ajuste.
  • Si el tambor de ajuste del cable se encontrase apretado, lo que hay que hacer es aflojar el tornillo de sujeción del cable y luego proceder a y aflojar el tambor de ajuste hasta la mitad de su longitud, para posteriormente tensar el cable cogiéndolo por su extremo y tirando de él con una pinza, presionar el cuerpo del descarrilador hacia el piñón más grande  y en ese punto apretar el tornillo de sujeción del cable.  
  •  Si el tambor de ajuste se encontrase desajustado, lo que hay que hacer es ajustarlo hasta que llegue a la mitad de su longitud, luego aflojar el tornillo de sujeción del cable, tensar el cable cogiéndolo por su extremo y tirando de él con una pinza, presionar el cuerpo del descarrilador hacia el piñón más grande  y apretar el tornillo de sujeción
  • Accionar la maneta de cambios de piñón y llevarla hasta la posición del piñón más grande.


Con estos sencillos pasos podrás ahora darle la máxima precisión al  sistema de cambios posteriores de tu bicicleta.

NOTA IMPORTANTE: Existen básicamente tres tipos de descarriladores:


  1. Los que al templar el cable llevan a la cadena hacia el piñón más grande.
  2. Los que que templar el cable llevan a la cadena hacia el más piñón más pequeño.
  3. Los que permiten las dos opciones anteriores dependiendo de la forma en la que se le coloca el cable.

El presente artículo está dedicado a los del primer tipo. No obstante, las ideas propuestas pueden ser aplicadas al segundo colocando la cadena en el piñón más pequeño, en el plato más grande y halando el cuerpo del descarrilador hacia el plato más pequeño en el momento del ajuste del tornillo de sujeción. 

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

jueves, 19 de mayo de 2016

Rodamientos sellados 1000 días después

El día 30 de Julio de 2013 escribimos un artículo referido al porqué el gigante de la industria: SHIMANO, continúa produciendo sus componentes con rodajes de bolas y no ha migrado hacia la producción de componentes con rodamientos sellados.

Posteriormente,el 18 de noviembre del mismo año escribimos otro artículo referido a la adquisición, instalación e inicio   de  utilización de las mazas con rodamientos de ese tipo en mi bicicleta.

Se han sucedido casi 1000 días desde que realicé el cambio de las mazas en mi máquina  (913 para ser exacto) y he acumulado cerca de 12000 kilómetros de recorrido desde aquella fecha.

Luego del tiempo transcurrido y la distancia recorrida, ha llegado el momento de señalarles que los ejes con rodamientos sellados que instalé en mi bicicleta continúan como en el día que los adquirí. No hay juegos de ningún tipo en los componentes y ambos presentan un rodado perfectamente suave, parejo y sin trabas. 

En el 2013 reemplacé la masa delantera (Shimano Deore) de rodamientos abiertos (sistema de billas y conos) por una Novatec 751SB de rodamientos sellados, la maza posterior (Shimano Deore) la reemplacé también por Novatec, específicamente le coloqué el modelo 8025B; el resultado del cambio ha sido 100% positivo y hasta altamente recomendable. Desde su instalación he emprendido duras subidas (hasta muy cerca de los 2000 m.s.n.m.) a fuerza de pedal y he realizado raudos y sinuosos descensos  por todo tipo de terreno sin ningún solo contratiempo y sin nada que tener que calibrar o reparar.



Al día de hoy y desde que hice el cambio, no he tenido que realizar absolutamente ningún mantenimiento a las mazas, no las he tenido que desmontar porque no ha habido necesidad; si hubiese continuado con el sistema de  de billas y conos llevaría en la cuenta  no menos de 6 (o más mantenimientos) con cambio de algunas billas y conos, además de las necesarias labores de mantenimiento que incluyen el desarmado, limpieza, lubricado y siempre una calibración que, a no ser que se conozcan las especificaciones técnicas del fabricante y se cuente con las herramientas adecuadas, continuaría encontrándose por debajo del nivel de calidad y precisión que brindan los rodamientos sellados.


Resumiendo: Los sistemas con rodajes sellados siguen cumpliendo la misma función de rodamiento  que aquellos compuestos por bolas y conos.

Desde mi perspectiva, si es que existiese alguna variante en cuanto a la  fricción ésta no sería perceptible si es que el sistema de billas y conos se encontrase PERFECTAMENTE calibrado y ajustado.

En cuanto al tema de la "puesta a punto" o calibración del componente considero a los de rodamiento sellado como muy largamente superiores a los  desarmables.

A la fecha incluso en bicicletas de alta gama, se viene optando por este sistema debido a su practicidad, precisión y escaso o nulo mantenimiento que ofrecen,

 Por ello, no es de sorprender que los rodamientos sellados vengan reemplazando paulatinamente a sus análogos de conos y bolas en las otras partes del vehículo (eje del  pédalier, cabezal de  dirección y pedales). Si son más ligeros los sellados, o tal vez lo sean los "abiertos" sólo sera una diferencia mínima. Sin embargo, los primeros destacan por su robustez, durabilidad, confiabilidad y por encontrarse exentos de mantenimiento.

Creemos que es solo cuestión de tiempo para que la empresa Nipona opte por la producción de este tipo de componentes.


Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

lunes, 2 de mayo de 2016

La UCI Prohíbe la utilización de frenos de disco

Esta decisión se ha tomado tras la solicitud de la Asociación Internacional de Equipos Profesionales, influidos por el accidente que sufrió el pasado domingo en la París Roubaix el español Fran Ventoso, en el que el freno de disco de otro corredor le produjo una herida en la tibia que requirió intervención quirúrgica.Las primeras pruebas con frenos de disco se realizaron entre agosto y septiembre de 2015 y después de las valoraciones la UCI decidió autorizar el uso de esta innovación en 2016, siguiendo un control a lo largo del año.La UCI anuncia que realizará consultas con la Comisión de Material, en la que están representados los equipos, corredores, mecánicos, comisarios y fabricantes de bicicletas, siempre con el objetivo de garantizar la seguridad de los ciclistas.

El ciclista Fran Ventoso (Movistar) ha denunciado en una carta abierta el peligro de utilizar en las
bicicletas los frenos de disco, después de haber resultado herido en una pierna en la pasada París Roubaix, lo que le obligó a pasar por el quirófano. En su carta, Ventoso admite la evolución en el material: del acero al carbono, de los rastrales a los pedales automáticos, de las chichoneras a los cascos cada vez más ligeros...A sus 33 años y 13 de profesional, recuerda que su primera bici tenía un plato y tres piñones y ahora, dice, "ya vamos por dos platos, incluso tres, y once piñones" y habla de la revolución que supuso el cambio electrónico. De las últimas innovaciones, Ventoso es "el primero en recomendar los frenos de disco, bien sea para ciclocross o para un ciclodeportista que sale con sus amigos a disfrutar de nuestro deporte".

Pero la duda llega a la hora de aplicar estos frenos a la competición profesional. "¿De verdad nadie pensó que son peligrosos, que cortan, que son auténticas cuchillas gigantes?", se pregunta Ventoso. En la pasada París-Roubaix, recuerda Ventoso, solo dos equipos utilizaron frenos de disco, en total 16 ciclistas que trasportaban 32 discos en el pelotón. En un tramo de pavé, en el kilómetros 130 se produjo una montonera y el correspondiente frenazo. "Me hace impactar por detrás al corredor que tengo delante, que intentaba librar la caída".Sin llegar a caer, Ventoso tocó con la pierna en una rueda trasera. Entonces se miró la pierna, no le dolía y aún no había demasiada sangre. "Pero observo", comenta, "que parte del periostio está al descubierto, veo la funda que recubre mi tibia. Me aparto a la derecha, me tiro en el césped, echo mis manos a la cara, empiezo a marearme... 


Espero a mi coche de equipo y a la ambulancia, mientras me pasan muchas cosas por la cabeza",
explica. "¿Mala suerte? ¿Me ha tocado a mí? No lo creo: a los pocos kilómetros se confirma lo que pienso".Ventoso detalla que kilómetros más adelante entra en la ambulancia Nikolas Maes, del equipo Etixx. "Tiene un tajo profundo en una de sus rodillas, producido por un disco, uno de esos 32. La pregunta es inmediata: ¿qué sucederá cuando haya 396 discos en una carrera donde los 198 ciclistas peleamos por la posición y las caídas son inevitables?".Según Ventoso, "los discos nunca deberían haber llegado al pelotón profesional, al menos como los conocemos hasta este momento. Al menos hasta que cuenten con sistemas de protección y seguridad que no los conviertan en auténticos cuchillos instalados en las bicis". "Yo he tenido suerte: es solo la pierna, solo músculo y piel. ¿Os imagináis un disco en una yugular, en una femoral? No, mejor no imaginar", asegura.Comenta el ciclista cántabro en su carta que "todo esto sucede porque la Asociación de Corredores Internacional (CPA), asociaciones de corredores nacionales, federaciones nacionales e internacionales, equipos y, sobre todo, nosotros, los ciclistas profesionales, no hemos hecho nada". "Toca actuar y poner sentido común a lo que es una evidencia. Siempre pensamos que mientras no nos pase a nosotros no es un problema. Esperamos a que ocurran cosas para tomar medidas. Nosotros debemos y tenemos la opción de elegir", concluye.

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.