jueves, 17 de junio de 2010

Pruebas de dureza de aleaciones

En la época de los 90s una nueva palabra fue introducida en el mundo de las bicicletas: Metalurgia.

Actualmente para los neumáticos "dureza dureza" es la actual moda en la publicidad, hasta el punto de inducir a error, pues bien ,para los metales, específicamente en lo que refiere a las aleaciones de aluminio, estamos seguros de que las escalas de dureza van a ser el "Valor diferencial" en los anuncios publicitarios. Pero los anuncios que utilizan los números y las escalas de dureza carecen de significado para todo aquel que se encuentre fuera de la industria del metal. Eso es lo que esta parte del artículo pretende aclarar.
Existen tres tipos de pruebas que se utilizan con precisión por la industria de los metales, son la prueba de dureza Brinell, la prueba de dureza Rockwell, y la prueba de dureza Vickers. La dureza es la propiedad de un metal que le da la capacidad de resistirse a sufrir una deformación permanente (doblados, rotos, o cambios de forma), cuando se aplica una carga. Cuanto mayor sea la dureza del metal, tendrá mayor resistencia a la deformación.
Dado que las definiciones de la fuerza y la dureza final en metalúrgica son bastante similares, por lo general, se puede suponer que un metal fuerte también es un metal duro. La forma en que tres de estos ensayos de dureza nos brindan la medida de la dureza de un metal es para determinar la resistencia del metal a la penetración de una bola indeformable o cono. Las pruebas determinan la profundidad a la que una bola o un cono se hundirá en el metal, bajo una carga dada, dentro de un período específico de tiempo.

Los siguientes artículos explicarán claramente los alcances de cada una de las pruebas utilizadas para determinar el grado de dureza de las aleaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.