viernes, 22 de julio de 2016

Bicicleta 100% autónoma de Google

Parece una broma, pero en los Países Bajos ya se puede observar como no solo los coches se conducen solos, ahora también las bicicletas. Google ha logrado crear una bici que avanza por si misma. Las ventajas son evidentes.

Pronto podremos disfrutar de nuestro paseo en bicicleta, un deporte saludable y adaptable a cualquier edad, que por supuesto no nos tendremos que preocupar ni por el equilibrio ni por el trayecto ya que la nueva bici que Google pretende introducir en el mercado tiene los suficientes sensores como para no tener que preocuparnos por estos pormenores.

Te dejamos el vídeo para que veas como la tecnología y para Google no hay limites.



Sin embargo, tenemos que decirles que se trata de una  broma con la que la división de Google en Países Bajos ha querido sorprender en el April Fools' Day, el Día de los Inocentes en el mundo anglosajón. Sin duda, mejor idea que la del botón «Mic Drop» de Gmail, la broma que se les ha ido de las manos a lo de Mountain View.

La propuesta en la división de Google en Países Bajos ha sido presentar en un vídeo una bicicleta, tan popular entre sus ciudadanos, que se conduce sola.

«Esta primavera, Google introduce la bicicleta que se conduce sola», aseguraba la compañía en el falso vídeo promocional que ha colgado en Youtube y en que se puede ver cómo Amsterdam se ha convertido en la primera ciudad en contar con este revolucionario medio de transporte.

La broma ha ido bien encaminada porque cada holandés recorre 900 km al año en bici. «La bicicleta de que se autoconduce permite una navegación segura a través de la ciudad para los residentes de Amsterdam y fomenta la idea de Google de mejorar la movilidad urbana con la tecnología», continuaba la compañía.

¿Quieres saber cómo ha montado Google este ingenioso vídeo?:






Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

martes, 19 de julio de 2016

Los cambios cruzados (cadena cruzada).

Además del desgaste que es naturalmente producido debido al rozamiento generado por su uso, existe otro gran y no muy conocido enemigo de la cadena: El trabajo cruzado.

 Aunque el sistema de cambio de marchas de la bicicleta nos permita teóricamente disponer de hasta 30 niveles de marcha (3 platos por diez piñones), debemos estar conscientes que es una cifra puramente numérica, ya que en la práctica deberemos siempre evitar pedalear forzando las marchas al llevar la cadena "cruzada".

La cadena o cambios de marcha cruzados es una situación que se produce en el momento en que engranamos el plato grande con el piñón de mayor diámetro o el plato más pequeño con el piñón de menos dientes, esto se debe a que, en las marchas de este tipo, la cadena se tensa más de lo deseado y es sometida esfuerzos laterales (de cizallamiento) absolutamente innecesarios, con lo que (a la larga) la separación entre eslabones se incrementa llevando  al desgaste prematuro a la  cadena, los platos y los piñones, así como también a la eventual rotura de la primera.



En la gráfica  podemos ver en color verde las marchas que afectan menos a la duración de los componentes y en rojo a aquellas que por su propia naturaleza se encuentran "vetadas" a todo ciclista que se precie de serlo.

Una sana recomendación para la óptima preservación del sistema de transmisión de nuestros vehículos consiste en mentalizarnos en que, una vez que hayamos concluido nuestra salida en bicicleta, debemos dejar  posicionada la cadena en una marcha en la que ésta no se encuentre excesivamente tensa ni cruzada, con esta sencilla acción conseguiremos  evitar un improductivo desgaste del desviador, los piñones y la cadena.

 Recomendamos dejar la cadena posicionada en el plato medio y el piñón central o con el central más pequeño.

En cuanto al momento de cambiar la cadena debemos señalar que cada ciclista es un mundo, a algunos nos gusta más el pedalear en cadencia  y a otros ir más trancados con desarrollos más altos. 

Unos preferimos ir a un ritmo constante y otros constantemente están cambiando de ritmo, con lo cual los kilómetros que llevemos con una cadena pueden servirnos de orientación personal e intransferible, pero en ningún caso hay una cifra que sea común para todos los ciclistas.

Para saber cuando cambiar la cadena te recomendamos seguir este enlace y como complemento, sigue éste otro .

Si lo que buscas es como dar mantenimiento a la cadena de tu bici debes leer este artículo.

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

martes, 12 de julio de 2016

Pasado, presente y futuro de las ruedas de la bicicleta

En sus inicios las primeras cubiertas para los aros de madera de la bicicleta fueron  bandas de hierro semejantes a las que llevaban las antiguas carretas que eran tiradas por caballos, esto traía consigo, a la par del ruido: fuertes vibraciones, mucho peso, poca seguridad y hasta dolor en la cabeza y articulaciones del conductor.

Debido a los inconvenientes que presentaban las ruedas existentes fueron, poco a poco, evolucionando hacia las ruedas de goma maciza, lo que, aunque parezca mentira, añadió algo de confort a los vehículos existentes. Sin embargo, viendo que podrían hacerse aun mejores y a costa de la utilización de menos material, por ello se empezaron a fabricar con un centro hueco. 

No fue sino hasta el año 1887 que el primer neumático práctico vería la luz; Y podemos decir que fue creado gracias a los dolores de cabeza que producía la bicicleta al ser utilizada por el hijo de un veterinario de Belfast (Escocia) en los  rudos caminos y senderos de la época.

El revolucionario invento fue creación del doctor John Boyd Dunlop.

Lamentablemente para el inventor, la patente de su invento fue invalidada por otras que ya existían desde hacía más de 40 años de la suya y que pertenecían a Robert William Thomson. No obstante le fue concedida una patente especial por «un mejoramiento de neumáticos... para bicicletas y triciclos», sin embargo, en el año 1889 vendió sus derechos de manufactura a la firma Harvey du Cros Sr., quien, a su vez,  fundó la Dunlop Pneumatic Tyre Co. Ltd. 

Cabe señalar que Dunlop en sí no tuvo ninguna relación con esta empresa.

Posteriormente, cuando ya corría el año 1890, se comenzó a experimentar añadiendo a la goma una capa de tela resistente (a manera de "llanta" o cubierta para reducir los pinchazos. Los corredores adoptaron rápidamente el neumático debido al incremento de velocidad obtenido, la drástica disminución de las vibraciones, el menor peso y la mayor seguridad ofrecida por el nuevo producto.

Las tubulares habían nacido.

Muy poco tiempo después, para ser preciso en el año 1891 fue el Francés Édouard Michelin quien crea e introduce en el mercado la llanta desmontable, esta nueva característica que se añadía al invento escocés trajo consigo la facilidad para el proceso de cambio de los neumáticos toda vez que, en lugar de utilizar pegamento, el neumático  se ajustaba en el borde del aro con una pestaña removible y por ello se podían retirar para su recambio o reparación de la cámara de aire que se
alojaba (y aun ahora se aloja) en su interior.

A la fecha se viene desarrollando un nuevo tipo de ruedas para bicicleta, éste se proyecta como ruedas de espuma de estructura semirígida que permitirían conservar las características de las actuales en cuanto al confort, seguridad y velocidad y no se podrán ponchar.
 Solo el tiempo dirá si el peso y precio le operarán en su favor.

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

viernes, 8 de julio de 2016

Incrementa la eficiencia de tu bicicleta

Aunque existe amplia literatura en torno a este tema, no está demás añadir algunos otros datos.

Para mejorar el desempeño de nuestras bicicletas podemos recurrir a varias estratagemas, la más socorrida consiste en aligerar la máquina sin considerar que, antes de hacerlo resulta mucho más sencillo  verificar el peso y talla del conductor, toda vez que resulta mucho más económico y hasta saludable el llevar nuestro peso a los guarismos que se corresponden con nuestra talla.

Es bueno recordar que, según estudios realizados, el peso que llevas en una cuesta es igual al triple del que llevas en plano por lo que, cada kilogramo que logres reducir en tu peso redundará en una carga tres kilos menor a la que estarías llevando en las pendientes

Otra de las modificaciones sencillas y de bajo coste que podemos realizar para mejorar el desempeño de nuestra bicicleta es el cambio de llantas. Si tu recorrido lo realizas mayormente por pistas y caminos asfaltados pues la solución se cae de madura: Lo ideal es una llanta con dibujo más bien liso  antes que con cocos o taquetes y utilizarla siempre con la presión de aire recomendada por el fabricante.



Los cocos, taquetes o gajos de las llantas de montaña, por pequeños o dispersos que éstos sean, se encuentran diseñados para enterrarse en el terreno suelto por el que discurren y con ello lograr obtener mayor agarre y por tanto generar una mejor tracción. Sin embargo, en una superficie dura como el pavimento, los cocos no realizan su función debido a que no existe superficie en la que puedan enterrarse, por lo que proporcionan una menor superficie de contacto de la llanta con el terreno además de absorber parte de la energía del movimiento para lograr comprimirse.  Adicionalmente, durante el movimiento de avance de la bicicleta generan un efecto de vacío en su parte posterior, lo que a su vez conlleva a incrementar la merma de energía, si a esto añadimos que cada uno de estos taquetes es "per se" una pequeña barrera contra el aire en el momento de avance, veremos que en cuanto a la aerodinámica resultan ser unos auténticos vampiros energéticos cuando no son utilizados en el hábitat para el que han sido concebidos.

Por ello es que, para aquellos ciclistas cuyo recorrido habitual no es por tierra suelta, arena o áreas lodosas les recomiendo largamente la utilización de neumáticos con un dibujo liso debido a que así se aumenta el área de contacto con la superficie de rodadura, se obtiene  mejor tracción, menor resistencia aerodinámica y, por lo general hasta menor peso en la bicicleta; la suma de todos estos beneficios nos lleva a obtener como resultado un desplazamiento marcadamente más eficiente así como un mayor tiempo de duración para los neumáticos.



Personalmete les comento que recorro diariamente 10 km diarios por la ciudad al ir y venir del trabajo y que,  para coger los caminos de tierra por los que me gusta cletear los días domingo, debo pedalear por pista aproximadamente unos 40 Km para  llegar hasta la zona, ahí recorro (por  caminos de terreno afirmado y/o huellas harto recorridas) unos 10 km más para luego regresar por los 40 km de carretera. Evidentemente el recorrido que realizo se encuentra conformado mayormente por apenas dos tipos de terreno: pista asfaltada y tierra afirmada; aunque la ruta no está exenta de algunos charcos y bancos de arena éstos resultan ser casi anecdóticos debido a que en su conjunto no llegan a pasar de un kilómetro del recorrido, 

Por lo que porcentualmente podríamos decir que semanalmente recorro:

130 km por caminos asfaltados es decir un 92.19% del total semanal.
10  km por caminos carrozables o afirmados es decir un 7.09%
1   km por caminos de arena, tierra suelta y hasta barro ó, lo que es lo mismo un 0.70%


Es decir, tuve un 99.29% de razones que me hicieron decidir por colocar en mi bici  neumáticos de diseño liso y hasta optar por quitar el sistema de suspensión debido a que prácticamente era un peso extra  debido al tipo de recorridos que realizo ya que en ellos, el sistema de suspensión no ofrece casi ningún beneficio. y ese "casi"  claramente no alcanza como justificación ara cargar el peso adicional.

Ahora bien, no voy a negar que algunas ocasiones realizo recorridos de más de 20 km por terreno afirmado y que al descender por ellos realmente añoro el sistema de suspensión ya que a falta de ésta el descenso debe hacerse a menor velocidad, sin embargo esta situación se ve largamente compensada  a lo largo del camino de retorno por la carretera.



Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

martes, 28 de junio de 2016

Produce tu propia agua mientras pedaleas

Aunque suena a disparate es cierto, en un futuro muy, pero muy cercano podrás producir tu propia agua potable mientras pedaleas gracias a un dispositivo que opera mediante la energía solar y auella creada a través del pedaleo.


Básicamente es un pequeño refrigerador termoeléctrico que enfría la cámara superior mientras la inferior permanece templada para que la humedad pueda transformarse en agua debido a la condensación de la humedad del ambiente. Finalmente, el condensador está unido a la botella donde se almacena el agua limpia captada durante el trayecto en bicicleta.

La condensación se consigue mediante un motor que absorbe continuamente aire, haciéndolo pasar a través de un fino filtro formado por material hidrófugo. Al topar con las paredes del filtro, el vapor de agua resbala, haciendo chocar las diminutas partículas de agua, que se van acumulando hasta precipitarse al interior de la botella. Este filtro está preparado para dejar pasar el agua, pero no la suciedad ni los insectos que pueda llevar el aire. Para propulsar el motor, se emplea energía fotovoltaica, por lo que esta mágica botella es totalmente independiente, no necesita fuentes para llenarse, ni enchufes para cargarse.



Fontus puede producir medio litro de agua en una hora en casos de temperaturas de entre 30 y 40º; y de entre un 80 y un 90% de humedad. El dispositivo se instala sin mayor problema en el cuadro de la bicicleta, y dispone de un filtro para evitar que el polvo y los insectos entren en el mecanismo de la misma y puedan terminar en el agua.


“El agua es limpia a no ser que el aire esté realmente contaminado. Además, estamos pensando en producir una botella con un filtro de carbono para ciudades y áreas que puedan estar contaminadas, pero originalmente estaba creado para utilizarse en la naturaleza y en lugares de apenas contaminación”, explica Kristof Retezár.

La creación de este accesorio para bicis empezó a darse a conocer tras ser preseleccionado para los premios James Dyson 2014. Un primer prototipo que ha ido tomando cuerpo con el tiempo gracias al apoyo financiero recibido por parte del gobierno austriaco para el desarrollo de la parte técnica. Con el objetivo de crear agua potable a través del pedaleo de la bicicleta, el inventor quiere llegar más lejos para que Fontus pueda convertirse en un dispositivo que ayude a evitar la escasez de agua en zonas marcadas por ese déficit.

Kristoff Retazár empezará con el lanzamiento de un crowdfunding para cubrir el coste de Fontus a gran escala, ya que la idea es mantener el coste de los dispositivos por debajo de 100 dólares. Si todo este proceso sigue los pasos marcados, Fontus estará a la venta en menos de un año.





Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

miércoles, 15 de junio de 2016

Deja tu cadena como nueva

Muchas veces nos hemos topado con que los cambios de marcha no fluyen como deberían hacerlo y otras tantas nos hemos podido dar cuenta que el problema radicaba en una cadena sucia o con escasa lubricación.

Por esas consideraciones es que, para salir de dudas en cuanto al origen de las fallas en nuestras bicicletas les dejamos este ilustrativo artículo orientado a la restauración de la cadena de transmisión del vehículo.


Usualmente nos basta con una limpieza sencilla y superficial a la cadena para luego aceitarla con alguno de los tantos  lubricantes  que existen en el mercado.

Sin embargo, si lo que se pretende, es lograr una lubricación igual a la de fábrica recomendamos seguir los siguientes pasos:

Extraer la cadena.- Lo puedes hacer mediante la extracción del eslabón maestro (candado) si tu cadena no contase con este componente te sugerimos utilizar el tronchacadena.



Lavarla perfectamente.- Lo ideal sería limpiarla de acuerdo a lo descrito en nuestro artículo " Limpia la cadena de tu bicicleta sin ensuciarte las manos" del 21 de agosto de 2013, pero si no contases con los implementos que ahí se describen puedes hacerlo con un prolijo lavado con agua, detergente y la ayuda de una brocha o cepillo para dientes.



Secar adecuadamente.- Una vez que la cadena ha sido lavada perfectamente, toca el momento de quitarle los restos de humedad, para ello procederemos a sacudirla con vigor y, mediante una secadora de cabello, a realizar el correspondiente proceso de secado. Si no contásemos con una secadora de este tipo se puede también utilizar un paño perfectamente limpio.

Al concluir con el limpiado empezaremos con un especial método de lubricación, para ello es necesario contar con los siguientes materiales:
  • Una cacerola o sartén en desuso
  • Aceite SAE 90
  • Alicates
El proceso es el siguiente:
Colocar la cadena en la cacerola o sartén en desuso y añadir el aceite SAE 90 hasta que la cadena quede cubierta.

Calentar a fuego lento hasta que el aceite se haga completamente líquido y empiece a humear, en este momento hay que apagar el fuego y apartar la cacerola  de la hornilla.

Antes que enfríe el aceite hay que sacar la cadena con la ayuda de un alicate y colgarla con la finalidad que escurra todo el excedente de lubricante; para esta operación es necesario tener mucho cuidado con la finalidad de evitar posibles quemaduras por el líquido y tener la precaución de colocar un envase debajo de la cadena para que el aceite no se desparrame por todas partes.

Una vez fría es el momento de reinstalarla en la bicicleta.

Notarás la diferencia.

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

martes, 14 de junio de 2016

Bicicleta asistida con hidrógeno

Una empresa francesa llamada Pragma Industries ha lanzado Alpha electric-powered bike, la primera bicicleta asistida eléctricamente  en el mundo. Funciona con hidrógeno y tiene la ventaja adicional que como gases de escape solo emite agua pura, por lo que aun éstos residuos resultan plenamente aprovechables.

Su tiempo de recarga es de apenas  cinco minutos, es capaz de brindar una autonomía de hasta 100 kilómetros y una vida útil de 10 años.


Las celdas de hidrógeno de esta bicicleta se encuentran escondidas dentro de su estructura, por lo que son prácticamente invisibles.

Sus diseñadores son las industrias Pragma en Bidart, cerca de Biarritz, al suroeste de Francia. Han invertido mas de 300.000 euros en su desarrollo.

Las estaciones de recarga para estas bicicletas son alimentadas mediante  energía solar y eólica, con lo que llevan al término ecológico referido a estas bicicletas, a un nivel aun más elevado.


Existen otros modelos pero  por el momento se encuentra en la fase BETA

Su precio es de aproximadamente €2.300 euros y es no más cara que las actuales bicicletas eléctricas de gama alta.

Fuente

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

jueves, 9 de junio de 2016

Pedales expandibles



Los nuevos pedales que la firma de origen estonio:  Vigurvänt, nos permiten convertir nuestra bicicleta en un una especie de tándem a través de sus pedales extensibles. 



Aunque estos pedales han sido diseñados para bicicletas urbanas, pueden resultar muy útiles en más de una ocasión y resultan realmente importantes cuando se trata de compartir la bicicleta con algún "pasajero" montado en la parte posterior del vehículo, ya que éste invitado no irá en calidad de carga sino que, gracias a las características que diferencian a  este nuevo componente de sus parientes ordinarios, cuentan con un accesorio plegable que  permite, una vez extendido, alargar la superficie de apoyo del pedal para ofrecer una plataforma apta para dos pies en cada lado, por tanto, el acompañante de a bordo, tendrá la oportunidad de compartir con el conductor el esfuerzo del pedaleo.

El cuerpo del pedal está fabricado en Nylon, apoyado sobre un eje de acero inoxidable de alta resistencia con rodamientos sellados que garantizan una gran durabilidad. 

En lo que respecta al pedal extensible, está fabricado en acero inoxidable y, una vez desplegado, es capaz de soportar un peso de hasta 65 kilogramos según especificaciones del fabricante.

Estos pedales se comercializan en el propio sitio web del fabricante, con envío gratuito a cualquier parte del mundo, por un precio de 69 euros.


Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

jueves, 2 de junio de 2016

Vampiros en tu bicicleta

En múltiples  artículos hemos tocado el asunto de la eficiencia en la bicicleta; pero un tema que hasta ahora no habíamos considerado es el de los "vampiros" que succionan tu energía en vez de permitir que sea convertida en desplazamiento  y potencia eficientes   para tu bicicleta.

Los vampiros que suelen acechar a nuestras máquinas se ocultan en las sombras y estando siempre al acecho, aprovechan toda oportunidad para alimentarse básicamente de tres grandes fuentes:


  • Fricción: Es la fuerza que existe entre dos superficies en contacto, y que, por su propia naturaleza se opone al movimiento relativo entre ambas superficies (fuerza de fricción dinámica). También se llama así a la fuerza que se opone al inicio del deslizamiento (fuerza de fricción estática). La fricción es una fuerza generada por las imperfecciones de dos o más superficies en contacto.  

Ubicación de los vampiros que se alimentan de la fricción:

- Neumáticos rozando sobre el asfalto
- Rodamientos mal ajustados
- Lubricación deficiente


  • Distorsión: La distorsión consiste en la merma que sufre la  energía desde el instante en que es aplicada a la bicicleta hasta el momento en el que se convierte en movimiento del vehículo y es generada debido a la elasticidad de los componentes. 

Ubicación de los vampiros que se alimentan de la distorsión:

- Cuadro y horquilla
- Componentes (potencia, manillar...)
- Ruedas
- Zapatillas y pedales
- Sistemas de suspensión


  • Calor: Es consecuencia de las dos anteriores e implica, por propia necesidad, la pérdida de energía, ya que es a partir de ésta que se genera el incremento de la temperatura. Por imperceptible que pueda ser: existe y consume energía que podría haber servido para brindar mayor desplazamiento a la bicicleta.
Ubicación de los vampiros que se alimentan del calor:


- Frenos
- Neumáticos

De las tres maneras de alterar la normal transferencia de nuestra energía hacia la bicicleta y de ahí hacia el asfalto, hay algunos temas que resultan realmente inamovibles, pero perfectamente podemos tomar acción para minimizar las pérdidas de energía generadas por los otros.otros:

Aquí algunos consejos:




Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

lunes, 23 de mayo de 2016

Calibración del tambor de ajuste

Existe un aparentemente insignificante detalle en cuanto al ajuste del sistema de cambios posteriores, éste  ha sido escasamente tratado y existe poca información al respecto, por ello  muchas personas desconocen la manera de ajustar y poner en el punto ideal al TAMBOR DE AJUSTE DEL CABLE del sistema de cambio posterior de marchas de la bicicleta.

Algunas veces hemos podido notar, ya sea en nuestras bicicletas o en las de nuestros amigos que, al intentar utilizar el tambor de ajuste del cable del descarrilador para realizar algunas calibraciones finas en el sistema de cambios de velocidades, nos topamos con que no podemos hacerlo porque a este regulador ya no se puede dar un giro más debido a que se encuentra en una de dos posiciones:



En el límite de ajuste: El tambor se encuentra completamente apretado contra el cuerpo del descarrilador y por ello solo permite ajustes en un solo sentido (desajustando).

En límite de holgura: El tambor se encuentra casi completamente suelto, al punto que si damos apenas 1/4 de vuelta más en sentido anti-horario al componente, éste quedará fuera del descarrilador, por esta razón es que el tambor se encuentra en una posición tal que solo  permite su utilización en un solo sentido (apretando).

La posición ideal es aquella en la que, estando perfectamente regulados los cambios de marcha, el tambor de ajuste del cable se encuentre ajustado hasta la mitad de su rosca, de manera tal que nos permita realizar ajustes finos en ambos sentidos.

El logro de este objetivo no es algo complejo pero, será aun más sencillo reajustar el cable siguiendo el proceso que se detalla:

  • Con la bicicleta rodando, utilizar la maneta de los cambios para así llevar la cadena hacia el piñón de mayor diámetro y la otra maneta para dejarla en el plato dentado más pequeño.
  • Ahora sí, con la finalidad de aliviar la tensión del cable en el descarrilador y poder regular el tambor de ajuste del cable, debemos, sin mover la bicicleta, accionar la maneta de los cambios posteriores y colocarla en la posición del piñón más pequeño, con ésto habremos logrado destensar el cable mientras que la cadena se queda anclada al piñón de mayor diámetro, lo que nos permitirá posicionar el tambor de ajuste en la mitad de su recorrido, teniendo la precaución de aflojar el tornillo de sujeción   para incrementar o disminuir (según sea el movimiento dado al tambor de ajuste) la holgura del cable en la misma longitud que la variación realizada en el tambor de ajuste.
  • Si el tambor de ajuste del cable se encontrase apretado, lo que hay que hacer es aflojar el tornillo de sujeción del cable y luego proceder a y aflojar el tambor de ajuste hasta la mitad de su longitud, para posteriormente tensar el cable cogiéndolo por su extremo y tirando de él con una pinza, presionar el cuerpo del descarrilador hacia el piñón más grande  y en ese punto apretar el tornillo de sujeción del cable.  
  •  Si el tambor de ajuste se encontrase desajustado, lo que hay que hacer es ajustarlo hasta que llegue a la mitad de su longitud, luego aflojar el tornillo de sujeción del cable, tensar el cable cogiéndolo por su extremo y tirando de él con una pinza, presionar el cuerpo del descarrilador hacia el piñón más grande  y apretar el tornillo de sujeción
  • Accionar la maneta de cambios de piñón y llevarla hasta la posición del piñón más grande.


Con estos sencillos pasos podrás ahora darle la máxima precisión al  sistema de cambios posteriores de tu bicicleta.

NOTA IMPORTANTE: Existen básicamente tres tipos de descarriladores:


  1. Los que al templar el cable llevan a la cadena hacia el piñón más grande.
  2. Los que que templar el cable llevan a la cadena hacia el más piñón más pequeño.
  3. Los que permiten las dos opciones anteriores dependiendo de la forma en la que se le coloca el cable.

El presente artículo está dedicado a los del primer tipo. No obstante, las ideas propuestas pueden ser aplicadas al segundo colocando la cadena en el piñón más pequeño, en el plato más grande y halando el cuerpo del descarrilador hacia el plato más pequeño en el momento del ajuste del tornillo de sujeción. 

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.