lunes, 23 de mayo de 2011

Alimentación durante la travesía

Los objetivos nutricionales durante el esfuerzo tienen como objeto:

Rehidratar para compensar la pérdida de agua
Mantener durante el máximo tiempo posible las reservas de glicógeno muscular
Impedir el déficit de sodio
Para responder a todos estos imperativos, se impone el consumo de una bebida rica en glúcidos.

Beber, de 15 en 15 minutos, entre 150 y 200 ml de una bebida poco mineralizada, a temperatura ambiente, entre 50 y 70 g/l de glúcidos con fuerte contenido glicémico permite responder a las necesidades (1 l de agua (Gatorade o Electro light) + jugo de 2 limones + 8 cucharaditas de azúcar (ó 50 g de miel) + 1 pizca de sal).

Durante una prueba bastante larga (superior a 2 h ó 2 h 30), se puede permitir la ingestión de alimentos sólidos, pero ésta no está exenta de riesgos, pues puede causar un cierto malestar intestinal.



En cuanto a los alimentos, se puede optar por frutos secos, plátano, barras de cereales, confites a base de pasta de fruta o incluso pequeños bocadillos… Las proteínas deben ser olvidadas durante la competición, dada la acumulación de residuos creados al final de su catabolismo.
En la práctica, es preferible ingerir alimentos semilíquidos: bajo la forma de sustitutos de comidas, dulces o cremas de sémola o de arroz, papillas de cereales

No importa tu país de origen ni el lugar donde te encuentres, ni el idioma que practiques. Los ciclistas conformamos una gran cofradía de nivel mundial y buscamos siempre ser mejores. Si deseas que tratemos algún tema en específico, por favor, no dudes en dejarnos una nota mediante los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.