miércoles, 27 de julio de 2011

Elige el sillín adecuado para tu bici


La zona del sillín soporta el 50% del peso del cuerpo de un ciclista. Se trata del apoyo más importante, que junto con el manillar y los pedales conforman la postura. Te ofrecemos algunas recomendaciones para su elección, pero ten en cuenta que la fisionomía de cada persona es diferente y los baremos pueden variar.


Forma. El sillín de nariz es el más utilizado. Entre otras cosas porque la protuberancia facilita el equilibrio, no obstante cuando intentamos conducir la bicicleta sin manos es con esta parte y el movimiento de las piernas con las que somos capaces de mantenernos. Cuando situamos el sillón en una inclinación superior a los 60º la utilidad del pico desaparece, mientras que por debajo de los 40º favorece al equilibrio.

También existen los sillines sin pico, normalmente los utilizan personas que sufren algún trastorno perineal.

Anchura. La distancia entre los isquiones de cada persona y la inclinación del cuerpo en el pedaleo son los que definen la anchura del sillín. Los isquiones son los huesos inferiores de la pelvis que soportan nuestro peso al sentarnos. En las mujeres la distancia es mayor, porque están preparadas para dar a luz.

Si adquirimos una posición más deportiva, inclinando nuestro cuerpo hacia delante, la distancia entre los isquiones disminuye, por lo que un sillín más estrecho sería lo adecuado.

Se recomienda utilizar sillines desde los 15 cm para posiciones más inclinadas, hasta 18 cm para posiciones más erguidas.

Acolchado. Muchos usuarios de bicicletas piensan que cuanto más acolchado sea el sillín mejor será, pero se equivocan. Un excesivo acolchado puede provocar demasiada presión en las arterias y nervios de la zona perineal, o incluso dificultar el equilibrio. En general este debe estar fabricado con un material suave y firme.

Con respecto a la textura del acolchado, se recomienda una superficie plana y rígida. Para bicicletas urbanas en las que la posición es más erecta es mejor un acolchado de gel que de espuma.

Agujero. La idea de incluir un agujero en el sillín proviene de las disfunciones sexuales de muchos ciclista profesionales por la presión que sufren en los testículos. Sin embargo su utilidad no está demostrada.

En los hombres aumenta la presión sobre otras partes que reducen el flujo de sangre en el pene, además de aplastar el nervio púbico con más fuerza. En las mujeres hay una mayor presión en los bordes de los labios mayores que puede provocar irritaciones.

Muelles. Existen en el mercado diferentes opciones para intentar evitar los golpes que provocan las zonas irregulares del terreno, tanto en montaña como en ciudad:

- Muelles. Actúan como amortiguador, y siempre será mejor que no tener nada. Están colocados en la parte trasera del sillín.

- Sillones flexibles. Suelen utilizarse sobre todo en bicicletas deportivas. No amortiguan demasiado pero si absorben las irregularidades del suelo. Son difíciles de encontrar.

- Elastómeros. Es la mejor opción porque el sillín es más firme y no se mueve tanto al pedalear. Normalmente tras un bache rebota menos que los muelles

Tu opinión es muy valiosa, haznos llegar tus sugerencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.