miércoles, 7 de septiembre de 2011

Anteojos "inteligentes"

Por caras que sean unas gafas de sol convencionales, difícilmente pueden amortiguar el brillo de un objeto muy luminoso sin oscurecer más de lo debido el resto del panorama visual.

Con la intención de solucionar este dilema, un equipo de expertos trabaja en un proyecto dedicado a desarrollar gafas de sol que detecten zonas brillantes y oscurezcan partes específicas de la lente para que a sus usuarios no los deslumbre el brillo, y al mismo tiempo se evite un oscurecimiento excesivo de la lente en zonas donde no se necesita.

Unas gafas de tales características pueden ser de utilidad para conductores de vehículos, personal sanitario, militares y en muchas clases de actividades y situaciones.

Las gafas de sol en las que trabaja el equipo de Chris Mullin de la empresa Dynamic Eye y Albert Titus de la Universidad en Buffalo (Universidad Estatal de Nueva York) permiten que los usuarios vean mejor que lo que era posible hasta ahora, en situaciones de brillo intenso localizado, ya que reducen el brillo directo de 10 a 100 veces más que cualquier otro modelo de gafas de sol, pero sólo cuando y donde es necesario.

Estas novedosas gafas de sol combinan sensores y electrónica miniaturizados para identificar y bloquear el brillo intenso.

Después de varios años de trabajo, la velocidad a la que el sensor puede detectar el brillo ha aumentado.

Las lentes de las gafas son en realidad pantallas de cristal líquido (LCD), capaces de crear zonas oscuras destinadas específicamente a bloquear áreas de luz intensa.

Una diminuta cámara en el puente de las gafas capta y analiza la imagen en busca de un brillo que supere un determinado umbral.

Ante un brillo excesivo en una parte de la imagen, la cámara alerta a un microcontrolador cercano, el cual ordena a la pantalla LCD que muestre píxeles de sombra adicionales en esa parte de la lente, creando un cuadrado gris de entre cuatro y seis milímetros delante de los ojos.

El cuadrado se desplaza con arreglo a los movimientos del usuario, para bloquear la fuente del brillo excesivo desde cualquier ángulo, permitiendo que el resto de la imagen siga siendo perfectamente visible.

Este proceso completo consume alrededor de 50 milisegundos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.