miércoles, 7 de diciembre de 2011

Segunda ley de la termodinámica

En todo proceso es siempre imposible convertir la energía calorífica en trabajo mecánico.
En consecuencia, el rendimiento de toda máquina térmica es menor que el 100%.



Clausius la enunció como sigue: No es posible para una máquina cíclica llevar continuamente calor de un cuerpo a otro que esté a temperatura más alta, sin que al mismo tiempo se produzca otro efecto (de compensación). Este enunciado desecha la posibilidad de nuestro ambicioso refrigerador, ya que éste implica que para transmitir calor continuamente de un objeto frío a un objeto caliente, es necesario proporcionar trabajo de un agente exterior. Por nuestra experiencia sabemos que cuando dos cuerpos se encuentran en contacto fluye calor del cuerpo caliente al cuerpo frío. En este caso, la segunda ley elimina la posibilidad de que la energía fluya del cuerpo frío al cuerpo caliente y así determina la dirección de la transmisión del calor. La dirección se puede invertir solamente por medio de gasto de un trabajo.

Cuando tengas alguna idea que consideres idea brillante... compártela. Compartir una idea no es dividirla, sino multiplicarla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.