domingo, 4 de noviembre de 2012

Solución provisional

Hace algún tiempo, me encontraba con un amigo retornando de una prolongada excursión en bicicleta. Para llegar a nuestro destino se venían algunas subidas algo complicadas y mi compañero de ruta me comentó que su bicicleta se había "trancado", que los cambios de velocidad habían dejado de funcionar y que la cadena se había quedado en el piñón más pequeño. Ésto significaba que el sistema de velocidades de su bici sería incapaz de convertir la fuerza del pedaleo en la cantidad adecuada de potencia para las subidas que se avecinaban.
Nos detuvimos y abordamos el problema, tras una breve pero efectiva inspección pudimos notar que la parte interior  de la funda del cable que controla los cambios de marcha en los piñones se había salido de la propia funda y también que la porción que estaba fuera se enroscaba al interior de la palanca de cambios, razón por la cual el cable no se estiraba al accionar el mando y por ello la bicicleta no cambiaba de marcha.
Era un día domingo y nos encontrábamos en un páramo yermo muy distantes de cualquier negocio que pudiera vendernos el repuesto necesario (la funda del cable) para poder solucionar el problema.
Pero al fin encontramos una solución que se las transmito:
Lo que hicimos fue quitar la funda averiada y colocarla "al revés", es decir la giramos 180° de modo tal que la parte que no estaba dañada pudiera actuar como tope en la palanca de cambios y lograr con ello que los cambios de marcha volvieran a funcionar.

 Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.