lunes, 13 de mayo de 2013

Sillines sin "naríz"

Según manifiestan los fabricantes de este paradigmático artilugio,  los sillines de bicicleta de modelo convencional crean puntos de apoyo que pueden ejercer una presión poco saludable en la próstata, irritar la uretra, dañar las arterias de la zona baja, los nervios dorsales y hasta provocar el desarrollo de quistes en la rabadilla, adicionalmente  impiden la circulación del aire, lo que contribuye al desarrollo de levaduras, e irrita la región vulvar, lo que puede provocar un problema grave para las mujeres que tienen vulvodinia o vulvitis de contacto.

Afirman también que, su producto,  no  ejerce ningún tipo de presión en:

El perineo: arterias pudendas y nervios dorsales
La próstata
La rabadilla
Las partes íntimas
No más daño, ¡no más irritación!

El extremo delantero de la estructura del nuevo diseño proporciona un ajuste de delante hacia atrás igual o mayor que un sillín convencional, pero, a su vez, sin la nariz, es unos 10 cm más corto que la mayoría de los sillines convencionales y, por ello, el extremo delantero de la estructura no representa ningún peligro.  

A despecho de todo lo anterior, resulta curioso no ver este tipo de asientos en ninguna de las competencias oficiales de cilclismo. En Nuevas Tecnologías no dudamos de las bondades de este nuevo diseño, pero habría que probarlo para poder emitir una opinión seria sobre el producto.

Más información

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.