martes, 11 de junio de 2013

Esteriliza la caramaiola de tu bicicleta

La Caramaiola o bidón de tu bicicleta es el envase en el que llevas bebidas para rehidratarte antes durante y después de tus excursiones.

Como medida preventiva y para el adecuado uso del reservorio de líquidos, es necesario mantenerlo en un adecuado estado de limpieza para evitar la proliferación de algas, microbios y bacterias que podrían afectar tu salud.

He visitado algunos foros en los que muestran la manera de lavarlos, algunos recomiendan agua y detergente, otros la utilización del lavaplatos y algunos más osados hasta el uso de químicos para lograr la esterilización completa.

Intentando hallar algunos métodos más sencillos y evitando la utilización de productos químicos, llegué a establecer un procedimiento para el cual únicamente es necesario contar con agua corriente, un horno de microondas y un par de manoplas (de las que se utilizan en la cocina para la manipulación de utensilios   calientes).

El procedimiento es el siguiente:

Fase 1:
Lava la caramaiola con agua corriente y un poco de detergente (si así lo deseas) enjuágala perfectamente y con abundante agua para no dejar residuos jabonosos en su interior, luego rellénala  con agua corriente hasta completar  aproximadamente  1/3 del volumen de su capacidad, ajusta bien la tapa del recipiente, cierra firmemente de la boquilla, e introdúcelo en el horno de microondas.

En esta fase lo que habrás logrado hacer es apenas iniciar el proceso al haber brindado una somera lavada al contenedor  y estar ya preparado para dar inicio al procedimiento  establecido para el logro de una  esterilización adecuada.


Fase 2:


Acciona el horno por un período de 30 segundos, mientras el tiempo esté transcurriendo te colocas las manoplas para poder proceder con la manipulación del envase ya calentado, debes tener en consideración que el vapor de agua generado al interior de la botella se encuentro confinado e intentando fugar por el tapón de la boquilla y que por ello, se encuentra sometido a una presión mayor que la atmosférica, lo que nos garantiza que el gas se encuentre por encima de los 100° C. y nos advierte de las precauciones que deberemos tener para su manipulación




Fase 3:
Una vez concluido el período programado en el horno, CON MUCHO CUIDADO y con las manoplas protegiendo tus manos, tomas la caramaiola, la extraes del horno de microondas  y procedes a agitarla vigorosamente sosteniendo el tapón de la boquilla, esto logrará un leve incremento adicional en la presión del vapor contenido en ella y permitirá que el agua hirviendo llegue también a todos los rincones de tu envase.

Fase 4:

Para finalizar, dirigiendo el tapón a un punto opuesto a aquél en el que te encuentras y siempre con las manoplas colocadas en tus manos, procedes a  destapar la boquilla del envase, escucharás un sonido que corresponde a la fuga violenta del vapor de agua.

Con esto ya habrás desinfectado y esterilizado adecuadamente tu caramaiola y estará lista para ser rellenada con lo que desees llevar.


Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.