miércoles, 28 de agosto de 2013

Mucho cuidado cuando cambies la suspensión de tu bicicleta

Esto le ocurrió a un conocido mío:
La bicicleta tenía un manillar recto, su propietario decidió cambiar la suspensión delantera y, por alguna
razón que no alcanzó a explicar cortó la caña de la horquilla a una medida errada, obteniendo como resultado que debió suprimir no una, sino dos de las arandelas espaciadoras de la potencia, terminando con el manillar más bajo.

La solución era obvia, volver a cambiar la horquilla, sin embargo y debido al costo del error, se le ocurrió (buscando el costo menor) que podía migrar de un manillar recto a uno de gaviota (de doble altura) compensando así la diferencia generada por el corte mal calculado.

Compró el manillar y vino el segundo error, antes de siquiera instalarlo decidió cortarlo para que el largo
fuera exactamente igual al anterior, lamentablemente no consideró las curvas del nuevo componente y esto le generó un nuevo problema al colocar las palancas de freno y cambios, ya que debido al diseño de las mismas y al arco de la curva del manillar, las palancas no podían quedar en la posición adecuada.
Felizmente el corte no resultó excesivo y eliminando los "cuernos" de la bici pudo terminar de ensamblarla obteniendo un resultado convincente pero no del todo satisfactorio debido a que tuvo que eliminar los accesorios ya mencionados.

Tengo un método para evitar este tipo de errores:
MEDIR DOS VECES Y CORTAR  UNA.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.