martes, 12 de noviembre de 2013

Adiestrarse y aprender.

Por el largo tiempo sin dar mantenimiento al aro posterior de mi bicicleta éste ya se encontraba levemente doblado, por lo que decidí llevarlo a que le hicieran mantenimiento.
Extraje el aro de mi bicicleta, lo llevé a una galería especializada en ciclismo y lo puse en las "garras" de un supuesto mecánico que hizo el trabajo solicitado de una manera bastante aceptable (en lo que concernía al problema de origen).


Llegué a casa, coloqué la rueda en la bicicleta y  pude darme cuenta que el sistema de fenos (V BRAKE) ya no "cuadraba" y que por regularlo terminaba quedando inclinado; observé el aro en relación con las vainas y pude notar que había perdido el centrado (canasteo)  tirándome la llanta hacia el lado derecho.
Tuve que hacer "magia" para poder colocar el aro la bici y regular los frenos, al punto que todos los separadores de uno de los tacos de freno hube de colocarlos en el otro para que el sistema quedara apenas operativo.

Listo, la bici al menos funcionaba, salí el lunes para la mañana con rumbo a mi oficina y noté dificultades en el sistema de cambios, era evidente lo que sucedía, para poder utilizar la bicicleta tuve que colocar la llanta de una manera distinta a la adecuada, por lo que la piñonería no se encontraba alineada con las catalinas (platos) y esto dificultaba el manejo de los cambios de velocidades.
Llegué a la oficina y en horas de la tarde recorrí los 12 km que me separaban del taller y fui a presentar mi reclamo.

Mi sorpresa fue mayúscula, el "mecánico" reconoció que había realizado el enderezado del aro, pero se negó a admitir el error, empecé a explicarle en que punto de su trabajo se originó la falla y pude notar que no me entendía, simplemente no entendía, le expliqué que cuando ajustó "todos" los rayos lo hizo sin observar el centrado del aro y que con ello se había perdido el  "canasteo". Respondió que el aro ÚNICAMENTE se debe canastear cuando se tejen los rayos (¿!?) .

Evidentemente era un tema paradigmático, el tío había aprendido a centrar aros observando a sus colegas, de igual modo que (supongo) aprendió a tejer rayos y canastear ruedas, pero nunca entendió lo que hacía.

De esta historia se desprende la diferencia entre adiestrarse y aprender, el pseudomecánico se había adiestrado en centrar aros y tejer rayos, pero nunca se preocupó en entender los fundamentos de lo que hacía,  de ahí la discusión y el problema generados.

Preocúpate en conocer el porqué de las cosas, así entenderás como funcionan y podrás utilizar tu imaginación y criterio para resolver problemas para los que no te encuentras adiestrado.

En los momentos de necesidad no hay como poder utilizar la creatividad a partir de los conceptos aprendidos.

“El ciclismo es un importante elemento del futuro. Algo no marcha bien en una sociedad que va en coche al gimnasio”. Bill Nye

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.