lunes, 3 de febrero de 2014

Camisetas capaces de generar electricidad.

Si la ropa tejana, la lycra y la tela DRY son ejemplos de tejidos técnicos revolucionarios en los siglos XIX y XX, los eTextiles quieren convertirse en la ropa técnica del nuevo siglo. Son prendas conductivas que capturan electricidad electrostática y la almacenan en baterías conocidas como ultracapacitadores. Lo más prometedor: la técnica es económica y viable a medio plazo.



Ya se ha demostrado en el laboratorio que los tejidos con nanotubos de carbono pueden almacenar electricidad electrostática en baterías denominadas ultracapacitadores, manteniendo las propiedades intrínsecas de la tela o el material elegidos.

La carrera para producir tejidos tan resistentes, flexibles y económicos como las telas sintéticas y naturales actuales, que no modificarán sus propiedades tras decenas de lavados ni durante su envejecimiento, está cerca. La idea de usar una camiseta o unos calcetines para cargar nuestro móvil no es tan lejana o inverosímil como puede parecer.

La Universidad de Stanford ya ha demostrado que los tejidos con nanotubos de carbono generan electricidad cuantificable y almacenable, al convertirse en sencillas baterías denominadas ultracapacitadores.

Si el precio de su producción disminuye a niveles asumibles por el gran público, la ropa con cargadores eléctricos no está lejos y pronto llegarán las aplicaciones comerciales.

A tenor de los resultados obtenidos hasta el momento, será posible cargar el móvil o el ordenador portátil con la electricidad almacenada en pequeñas baterías alimentadas con la energía de nuestra camiseta, chaqueta o pantalones.


En el idioma chino la palabra crisis se escribe con dos ideogramas, uno significa peligro y el otro oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.