miércoles, 24 de septiembre de 2014

De la montaña a la carretera en la misma bicicleta

Por sus propias características, las bicicletas de montaña son vehículos excepcionalmente adecuados para circular por los terrenos para los que han sido diseñados.

Una de las principales características de estas bicicletas la podemos encontrar en sus neumáticos, los mismos tienen una banda de rodamiento que cuenta con una huella específica para el terreno por el que se piensa discurrir, esto brinda mayor tracción al vehículo y mayor confiabilidad en su sistema de dirección.

Sin embargo, si esa bicicleta es utilizada para desplazarse mayormente por ciudad y/o carretera, el diseño de sus neumáticos pasa a ser altamente ineficiente y hasta peligroso.

Se hace ineficiente básicamente por varias razones:

El Peso.- El diseño de los neumáticos para montaña cuenta con altos relieves que, si bien es cierto, brindan excelente tracción en caminos rurales, también añaden peso al neumático y su diseño resulta prácticamente inútil en caminos pavimentados.

Turbulencia.- El diseño de la banda de rodamiento, al contar con los mencionados altorelieves permite la generación de turbulencia aerodinámica, logrando que todos y cada uno de los "cocos" del neumático se constituya como una pequeña pared vertical que produce una fuerza de enfrenamiento a la bicicleta, tanto en su parte frontal (cuando "cortan" el aire) como en su parte posterior cuando generan vacío parcial.

Menor velocidad.- Las consideraciones expuestas en los dos puntos anteriores redundan en menores velocidad y fuerza de arranque para el vehículo.

Tracción.-  Cuando las llantas diseñadas para montaña son utilizadas en terreno pavimentado, el propio diseño del neumático hace que la superficie de contacto con el pavimento sea menor que cuando se desplazan en tierra, lo que produce una deficiente tracción, tanto en la rueda posterior, como en la delantera. En carreteras lisas y/o mojadas es sumamente difícil desplazarse con llantas de montaña, por lo que generalmente se hace a bajas velocidades.

Sin embargo, en el mundo del ciclismo existe una solución para todo.Tengo una bici de montaña y la utilizo para desplazarme diariamente al trabajo así como para salir de excursión los domingos ( a mis 56 años me barro entre 80 y 120 km cada domingo). Estas excursiones involucran tanto carretera como caminos de tierra y hasta algo de singletrack. 

He notado que mi bici es ostensiblemente más veloz que las de mis compañeros de ruta (bicicletas 100% para montaña) existe una razón clara y concisa para ello:

Debido a que para ir y venir de mi trabajo, me desplazo por la ciudad y a que de las rutas de los domingos, aproximadamente el 25% es por caminos de tierra, opté por implementar algunas modificaciones en mi bicicleta:

Neumáticos.- Cambié los neumáticos para montaña por unos que se adaptan perfectamente a la carretera
(Slick) y son lo suficientemente anchos como para ofrecerme adecuado (aunque no óptimo) agarre  en los caminos de tierra.

Suspensión.- De manera adicional, siendo que mayormente me desplazo por pistas y carreteras, he optado por quitar la suspensión delantera de la bici, de este modo cargo mucho menos peso, incrementando así mi rendimiento y performance.

Recuerda siempre que: 

Los neumáticos diseñados para circular en montaña producen resistencia al rodar sobre una superficie pavimentada, por lo que  todo lo que te benefician en la montaña, te será cobrado en  las pistas. Es cuestión de que observes en qué tipo de camino es en el que más tiempo pasas; eso te ayudará a decidir.

Los neumáticos adecuadamente hinchados ayudan a la tracción, dirección, confort y duración y seguridad.


En el idioma chino la palabra crisis se escribe con dos ideogramas, uno significa peligro y el otro oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.