lunes, 31 de agosto de 2015

Primitivo sistema de alternativas de marcha para la bicicleta

Cuando aun no se inventaban los sistemas de cambios de velocidades para las bicicletas, se recurría  la astucia para poder lograr alguna manera de contar con variaciones en la marcha.


Este sistema es un ingenio bastante antiguo.

Se trata de un sistema multiplicador de potencia para bicicletas. Aunque el diseño no es muy complejo, resulta bastante interesante su análisis.

El sistema consta de algunos elementos que pasaremos a enumerar:

  • Plato delantero de aproximadamente 60 dientes
  • Tres Piñones del con el mismo número de dientes (aproximadamente 26 c/u)
  • Un piñón pequeño de aproximadamente 16 dientes
  • Una Cadena Plato/PIÑÓN
  • Una Cadena Piñón/PIÑÓN

Funcionamiento:
Al pedalear, la cadena transmite el movimiento desde el plato del pédalier hasta el piñón interno del sistema (al lado izquierdo del piñón de tracción en el eje de la masa  posterior); este piñón gira libremente y en sentido horario; en su camino de regreso hacia la catalina (parte inferior), la cadena transmite el movimiento generado al siguiente piñón, que se encuentra (ver imágen) afianzado en el cuadro, al lado derecho del anterior y unido sólidamente al piñón más pequeño (no se le puede ver en la foto), conformando así  lo que es llamaremos "par solidario" y haciendo, por ello,  que el pequeño piñón también gire en sentido horario y a las mismas revoluciones que aquél al que está adosado, arrastrando consigo y por medio de la cadena más corta, al piñón que transmitirá el movimiento a la rueda de la bicicleta.

Veamos ahora el efecto real: 
Contamos con un plato delantero de 60 dientes que transmite el movimiento a un piñón de 26, esto quiere decir que, por cada giro (revolución) completa del plato dentado, el piñón estará dando 60/26= 2.31 vueltas, por lo que  igual número de revoluciones estará dando el piñón de menor diámetro (16 dientes), el mismo que transmitiendo su movimiento al piñón externo (el de tracción) lo estaría haciendo girar a razón de 16/26= 0.62 revoluciones por giro, lo que al final significa que por cada vuelta del plato del pédalier el piñón de tracción está girando 0.62*2.31 (recordemos que por cada giro del plato el piñón lo hace 2.31 veces)  o, lo que es lo mismo:

Por cada vuelta del plato del pédalier la rueda de la bicicleta gira 1.43 revoluciones, esto equivaldría a tener una bicicleta con plato de 60 dientes y piñón de 60 dividido entre 1.63 dientes, es decir de 36.81.

Muchos se preguntarán porqué no se optó por colocar un piñón más grande en la bicicleta, la respuesta solo puedo intuirla, y considero que es porque en aquella época no se fabricaba más piñones para bicicletas que el de 26 dientes. 

Realmente creativos nuestros abuelos !

Las subidas se "enrollan" en las ruedas y así las haces tuyas cuando al fin, las conquistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.