jueves, 5 de noviembre de 2015

Analizando las páginas de los magufos antivacuna

El verano pasado, falleció como consecuencia de la difteria un niño de seis años, vecino de Olot (Gerona),cuyos progenitores habían decidido no vacunar por considerar que la vacunación es un mito creado por los grandes laboratorios con la finalidad de obtener fondos dando a cambio placebos y/o substancias peligrosas.  Este hecho, además de provocar la pérdida de una vida, retrotrajo a España una enfermedad que llevaba erradicada desde hace casi tres décadas gracias, precisamente, a las campañas de vacunación.

Un estudio liderado por la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg de Baltimore, ha analizado las estrategias implementadas por cerca de 500 sitios web de grupos antivacunas para difundir sus peligrosas ideas.

El estudio ha logrado constatar que más de dos terceras partes de estas webs hacen referencias a terminología científica para apoyar la idea de que las vacunas son peligrosas. Además, casi un tercio de las p´ñaginas contienen anécdotas que refuerzan esta percepción.

Los sitios analizados contienen “una considerable cantidad de desinformación y pseudociencia”, dice el estudio. Más del 66% señalan que las vacunas entrañan peligros y la misma cantidad asegura que causan autismo. Además, cuatro de cada diez de las páginas visitadas dicen que las vacunas causan daño cerebral y el 66% alude a evidencias científicas que en realidad no lo son, mientras que tres de cada diez recurren a hechos anecdóticos para apoyar estas afirmaciones.

Las webs antivacunas también promueven comportamientos considerados "positivos", entre ellos la alimentación saludable (18,5%) sin embargo,  muchas de ellas denuestan de las carnes y recomiendan el vegetarianismo y/o veganismo, recomiendan también la ingesta de comida orgánica (5,2%) y la lactancia materna (5,5%).

Según Meghan Moran, autora principal del estudio:

- “la lección que hemos aprendido tras analizar estas webs es que tenemos que comunicar a los padres que dudan sobre la necesidad de vacunar a sus hijos de una forma más cercana y que aclare sus preocupaciones”-.

Para su estudio, los investigadores analizaron los sitios con contenido acerca de las vacunas infantiles. Utilizaron los buscadores Google, Bing, Yahoo y Ask Jeeves con términos como "peligros de la inmunización", "peligro vacuna" y también buscaron tendencias de Google. Tras la eliminación de duplicados, obtuvieron una mezcla de sitios web personales, blogs, páginas de Facebook y sitios web de salud.

En el análisis, se codificó el contenido de la desinformación sobre vacunas, la fuente de esa información errónea y el tipo de tácticas de persuasión utilizadas. También se registraron las conductas y valores promovidos por estos sitios web para ver si algunas de estas estrategias podrían ser usadas con un objetivo inverso: el de promover la vacunación. 

Que no traten de engañarlos.


Las subidas se "enrollan" en las ruedas y así las haces tuyas cuando al fin, las conquistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.