martes, 9 de febrero de 2016

Llueve y la bici está aparcada a la intemperie

Cuando las lluvias se hacen insoslayables y debes dejar la bicicleta expuesta a la intemperie, debes pensar en proteger algunas de sus partes más sensibles.

Para el caso de mi bicicleta lo que hago es proteger el sillín , las manetas de los frenos y las palancas de los cambios de marcha.



Intenté con  varias ideas hasta que al final me quedé con una que, a la postre, resultó siendo la más adecuada, fácil y económica (utilizo materiales que reciclo).

Recurrí a tres bolsas de plástico, con una protejo el asiento, el estuche de herramientas que llevo debajo de él, la luz posterior de mi bici y hasta la tija y la brida que la sujeta al bastidor.

Las otras dos las coloco una a cada lado del manillar, con ello protejo las palancas de los cambios de marcha, el velocímetro, la luz delantera y las manetas de los frenos.

Aunque la apariencia final no es de las mejores, el resultado que obtengo es el de una excelente protección.

Donde coexistan la creatividad y la proactividad... no pueden haber imposibles!

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.