martes, 12 de julio de 2016

Pasado, presente y futuro de las ruedas de la bicicleta

En sus inicios las primeras cubiertas para los aros de madera de la bicicleta fueron  bandas de hierro semejantes a las que llevaban las antiguas carretas que eran tiradas por caballos, esto traía consigo, a la par del ruido: fuertes vibraciones, mucho peso, poca seguridad y hasta dolor en la cabeza y articulaciones del conductor.

Debido a los inconvenientes que presentaban las ruedas existentes fueron, poco a poco, evolucionando hacia las ruedas de goma maciza, lo que, aunque parezca mentira, añadió algo de confort a los vehículos existentes. Sin embargo, viendo que podrían hacerse aun mejores y a costa de la utilización de menos material, por ello se empezaron a fabricar con un centro hueco. 

No fue sino hasta el año 1887 que el primer neumático práctico vería la luz; Y podemos decir que fue creado gracias a los dolores de cabeza que producía la bicicleta al ser utilizada por el hijo de un veterinario de Belfast (Escocia) en los  rudos caminos y senderos de la época.

El revolucionario invento fue creación del doctor John Boyd Dunlop.

Lamentablemente para el inventor, la patente de su invento fue invalidada por otras que ya existían desde hacía más de 40 años de la suya y que pertenecían a Robert William Thomson. No obstante le fue concedida una patente especial por «un mejoramiento de neumáticos... para bicicletas y triciclos», sin embargo, en el año 1889 vendió sus derechos de manufactura a la firma Harvey du Cros Sr., quien, a su vez,  fundó la Dunlop Pneumatic Tyre Co. Ltd. 

Cabe señalar que Dunlop en sí no tuvo ninguna relación con esta empresa.

Posteriormente, cuando ya corría el año 1890, se comenzó a experimentar añadiendo a la goma una capa de tela resistente (a manera de "llanta" o cubierta para reducir los pinchazos. Los corredores adoptaron rápidamente el neumático debido al incremento de velocidad obtenido, la drástica disminución de las vibraciones, el menor peso y la mayor seguridad ofrecida por el nuevo producto.

Las tubulares habían nacido.

Muy poco tiempo después, para ser preciso en el año 1891 fue el Francés Édouard Michelin quien crea e introduce en el mercado la llanta desmontable, esta nueva característica que se añadía al invento escocés trajo consigo la facilidad para el proceso de cambio de los neumáticos toda vez que, en lugar de utilizar pegamento, el neumático  se ajustaba en el borde del aro con una pestaña removible y por ello se podían retirar para su recambio o reparación de la cámara de aire que se
alojaba (y aun ahora se aloja) en su interior.

A la fecha se viene desarrollando un nuevo tipo de ruedas para bicicleta, éste se proyecta como ruedas de espuma de estructura semirígida que permitirían conservar las características de las actuales en cuanto al confort, seguridad y velocidad y no se podrán ponchar.
 Solo el tiempo dirá si el peso y precio le operarán en su favor.

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.