lunes, 14 de noviembre de 2016

Bicicleta Musical

Allá por el lejano año 2011, un equipo de diseñadores holandeses formado por Merel Sloother, Liat Azulay y Pieter Frank de Jong reconstruyó una bici Alpine de 30 años de antigüedad comprada en Alemania por 65 euros en una bicicleta que emite música al pedalear.


El prototipo se llama Feats per Minute y su gracia es que en cada rueda tiene un disco que se reproduce mediante el pedaleo. De esta manera, la rueda trabaja como un tocadiscos.

El mayor reto fue asegurarse que las agujas no saltaran entre los surcos del disco con los baches. Para ello, compraron dos reproductores de discos verticales, los desarmaron y los reprodujeron en las ruedas de la bicicleta haciendo una serie de cambios en el cigueñal y en la cadena, todo apoyado por un amplificador alimentado por una batería de 9 voltios que se nutre con el pedaleo y que emite el sonido por una especie de cuerno megáfono que se encuentra detrás del asiento de la bicicleta. 

Lógicamente, el ciclista debe mantener un ritmo constante para que la bicicleta suene armónicamente; aunque se puede jugar con la cadencia de pedaleo para ir acompasado con la música.
La bicicleta fue presentada  Londres, en el marco del Espacio Dezeen que la prestigiosa revista de diseño organiza para presentar ideas con visos de convertirse en grandes éxitos. 
Y desde entonces está viajando por todo el mundo para presentarse ante su público.
¡Qué no pare la música!


Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.