viernes, 11 de noviembre de 2016

No adaptes motor gasolinero de 2 tiempos a tu bicicleta

Si estás considerando la posibilidad de motorizar tu bicicleta, hazte un gran favor a ti mismo, si te urge motorizarla prefiere siempre los motores eléctricos.:

NO OPTES POR EL SISTEMA GASOLINERO DEL MOTOR DE 2 TIEMPOS




Los motores de combustión interna alternativos (alternantes), vulgarmente conocidos como motores de explosión (gasolina) y motores diésel, son motores térmicos en los que los gases generados en la reacción exotérmica resultante de un proceso de combustión empujan un émbolo o pistón, desplazándolo en el interior de un cilindro y haciendo girar un cigüeñal, obteniendo finalmente un movimiento de rotación.

El funcionamiento cíclico de estos motores implica la necesidad de sustituir los gases de la combustión por nueva mezcla de aire y combustible en el interior del cilindro; este proceso se denomina renovación de la carga.

En el motor de dos tiempos el trabajo se completa en dos carreras del émbolo y una vuelta del cigüeñal. La renovación de la carga se logra por barrido, al desplazar la nueva mezcla los gases de la combustión previa, sin la necesidad de válvulas, (en los diésel lleva de escape) ya que es ahora el propio émbolo el que con su movimiento descubre las lumbreras de admisión y escape (sólo ciclo Otto) regulando el proceso.

Este sistema tuvo gran aplicación en las motocicletas, motores de ultraligeros (ULM) y motores marinos fuera-borda hasta una cierta cilindrada, habiendo perdido mucho terreno en este campo por las normas anticontaminación. Sólo motores muy pequeños como motosierras y pequeños grupos electrógenos siguen llevándolo aunque mantenemos la esperanza que muy pronto sean también prohibidos debido al altísimo índice de contaminación que producen ya que para su utilización es necesario un alto nivel de lubricación  permanente, el mismo  que se consigue incluyendo una parte de aceite en el combustible. Este aceite penetra con la mezcla en la cámara de combustión y se quema produciendo emisiones contaminantes y suciedad dentro del cilindro que, a la postre afectan a la bujía impidiendo un correcto funcionamiento y aun más contaminación.

Su rendimiento es inferior al de los motores de cuatro tiempos


ya que la compresión, en la fase de compresión-admisión, no es enteramente efectiva hasta que el pistón mismo cierra las lumbreras de transferencia y de escape durante su recorrido ascendente y es por esto, que en las especificaciones de los motores de dos tiempos aparecen muchas veces dos tipos de compresión, la compresión relativa (relación entre los volúmenes del cilindro y de la cámara de combustión) y la compresión corregida, midiendo el cilindro solo desde el cierre de las lumbreras. Esta pérdida de compresión también provoca una pérdida de potencia.

Durante la fase de potencia-escape, parte del volumen de mezcla sin quemar (mezcla limpia), se pierde por la lumbrera de escape junto a los gases resultantes de la combustión provocando no solo una pérdida de rendimiento, sino más emisiones contaminantes.

Nosotros somos los ojos con los que se mira el universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.