viernes, 16 de febrero de 2018

Control de daños en caso de accidentes

El día de ayer, 15 de febrero de 2018 he tenido la ocasión de celebrar el aniversario número 31 de mi segundo nacimiento.

Lo explico: 31 años atrás, el 15 de febrero de 1987 me vi volando por los aires aproximadamente unos 11 metros debido a un choque por alcance en en plena carretera. Fue el día en el que un irresponsable y probablemente trasnochado y ebrio bastardo, me hizo protagonista del hecho dándose posteriormente a la fuga y dando así origen a mi segunda fecha de nacimiento. 

Por esta razón y como fruto de la experiencia es que les dejo algunos  consejos referidos a posibles acciones que pueden ser tomadas ante alguna inminente caída. 

  • Mantén la atención en la ruta y el entorno:

Partiendo de la premisa de que nuestro cerebro registra todo lo que vemos mientras vamos rodando, contamos con muy buena información para casos de emergencia; todo está en que seamos lo suficientemente rápidos como para reaccionar (no digo razonar, ni pensar) de la manera más adecuada.
Si sentimos que estamos frente a una inminente caída, siempre podremos hacer algo para reducir las consecuencias del golpe que se avecina. Muchas veces lo más recomendable consiste en echar el cuerpo  en sentido contrario al que estamos por caer debido a que de este modo disminuiremos la fuerza del impacto.

Si te encontrases en alguna situación en la que no puedes controlar la bicicleta, la mejor opción para aminorar los daños es buscar una caída distinta a la natural. No debes seguir la ruta del camino trazado, puesto que si vas en una pendiente lo más seguro es que te vayas de frente y en aceleración. Es mejor intentar salir hacia atrás y en algunos casos, hacerlo hacia los lados de la bicicleta. Recuerda que nuestro cerebro registra todo lo que vemos mientras vamos rodando y que por ello contamos con muy buena información para casos de emergencia.


  • Ten siempre consciencia de la posición de tu cuerpo y de la de tu bicicleta:

Mientras conserves la posición correcta durante ascensos y descensos en la bicicleta, te encontrarás protegido contra innecesarios riesgos. Procura que siempre la bicicleta mantenga una posición perpendicular al terreno por el que circulas y recuerda que en los descensos es de capital importancia mantener ambos pies en los pedales y éstos posición horizontal. Con ello estarás en salvaguarda de que tropiecen contra algún obstáculo del camino.


  • Deja ir a la bicicleta:
Existen personas que te van a decir que, al caer, nunca debes soltar el manillar de la bicicleta que así no te podrás dañar con él ni con las palancas de frenos y/o velocidades. Por dura experiencia sé que lo más conveniente es dejar que la bici se vaya sola, ya que si te vas con ella, al golpe de la caída deberás sumar el golpe que te propinará  la propia bicicleta. Si observas vídeos de BMX, freestyle o DH podrás notar que lo que hacen los ciclistas al caer es, invariablemente, zafarse de la bicicleta o dejarla ir. 



  • Procura ser rápido en reaccionar y actuar para evitar una caída peligrosa:
Cuando nos damos cuenta que la rodada es inevitable, es el momento de actuar. Debemos de intentar salvar la caída o al menos disminuir las posibilidades  de daño que nos podamos hacer al caer, por ello debemos evitar (aunque a veces es imposible)  el poner las manos al llegar al suelo, trata de hacerlo primero con los pies, si no pudieses y lo haces con las manos, siempre puedes intentar doblar los codos, pagar los brazos al cuerpo y protegerte la cabeza, como si te hicieras un ovillo (esto fue precisamente lo que salvó mi vida hace 31 años en la carretera).
Debes recordar la inercia y fuerza que lleva tu cuerpo debido a la velocidad y a tu masa corporal; por ello no debes frenar completamente con tu cuerpo, lo que debes hacer es disipar la energía que llevas acumulada dejando fluir la inercia, ya sea corriendo o rodando sobre tu cuerpo, así podrás contrarrestar la severidad del golpe y hasta evitarás dolorosas fracturas.



  • Programa tu reacción:

Algo que debes ejercitar es la "programación subconsciente" de tu reacción al caer, para ello tienes que hacer uso de tu inteligencia e interiorizar estos consejos y así tenerlos mentalmente al alcance para poder echar mano de ellos cuando la situación lo requiera. Con esto habrás logrado evitar la caída o disminuir las graves consecuencias que podrían derivarse de ella.

No olvides que siempre debes circular con casco, guantes y anteojos protectores.



Con cada pedaleada las subidas se van enrollando en nuestras ruedas y, en la cima, se nos hacen propias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.