viernes, 9 de noviembre de 2012

Descarrilador posterior I

A diferencia del desviador delantero, el cambio posterior es anclado en la bicicleta en un lugar fijo y necesidad de regulaciones en su posición. Está simplemente atornillado al cuadro. Por este motivo, si el fusible del descarrilador se encontrase ligeramente torcido, el paso de la cadena de una corona a otra no será exacto, generando que el mecanismo, en su conjunto, no trabaje de manera adecuada.
Asumiendo que este punto ya fue revisado, las fallas en la transmisión posterior pueden ser originadas por distintas razones. En ocasiones, por ejemplo, la incompatibilidad de las diferentes piezas hace que esta regulación sea imposible.
En suma, para revisar y poner a punto el cambio trasero debemos hacer varios controles y operaciones:
Chequear si la funda de cambio es realmente de cambio, ya que en muchos casos suele ser de freno, y la funda de freno no es del diámetro interno correcto ni tampoco tiene la rigidez que debe tener una funda de cambio. Por otra parte debemos prestar atención al largo de la funda, ya que si es corta puede hacer que no entre de forma franca al regulador, estrangulándose.
Si el fusible está torcido, aunque sea levemente, no será posible regular el cambio trasero y habrá que enderezarlo con un "compás"

 Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.