miércoles, 28 de agosto de 2013

Mucho cuidado cuando cambies la suspensión de tu bicicleta

Esto le ocurrió a un conocido mío:
La bicicleta tenía un manillar recto, su propietario decidió cambiar la suspensión delantera y, por alguna
razón que no alcanzó a explicar cortó la caña de la horquilla a una medida errada, obteniendo como resultado que debió suprimir no una, sino dos de las arandelas espaciadoras de la potencia, terminando con el manillar más bajo.

La solución era obvia, volver a cambiar la horquilla, sin embargo y debido al costo del error, se le ocurrió (buscando el costo menor) que podía migrar de un manillar recto a uno de gaviota (de doble altura) compensando así la diferencia generada por el corte mal calculado.

Compró el manillar y vino el segundo error, antes de siquiera instalarlo decidió cortarlo para que el largo
fuera exactamente igual al anterior, lamentablemente no consideró las curvas del nuevo componente y esto le generó un nuevo problema al colocar las palancas de freno y cambios, ya que debido al diseño de las mismas y al arco de la curva del manillar, las palancas no podían quedar en la posición adecuada.
Felizmente el corte no resultó excesivo y eliminando los "cuernos" de la bici pudo terminar de ensamblarla obteniendo un resultado convincente pero no del todo satisfactorio debido a que tuvo que eliminar los accesorios ya mencionados.

Tengo un método para evitar este tipo de errores:
MEDIR DOS VECES Y CORTAR  UNA.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Limpia la cadena de tu bicicleta sin ensuciarte las manos

Siendo que la limpieza de cadena es una de las etapas básicas del mantenimiento para toda bicicleta y, siendo además que esta etapa resulta ser la más engorrosa por la cantidad de suciedad que suele manchar manos y hasta ropa, les presentamos este interesante artilugio.
Se trata del kit de limpieza Barbieri, con el que ni siquiera tendrás que tocar la cadena  para realizar una limpieza realmente profunda, consiste en un rail con cepillos por los que correrá la cadena mientras le es aplicada una solución limpiadora que viene incorporada al sistema mediante un envase dispensador en aerosol que tiene una capacidad de 150ml.

Hemos podido comprobar la eficacia de este producto obteniendo resultados realmente sorprendentes.


   Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

martes, 20 de agosto de 2013

Alarma de 120 Db. a control remoto

Aunque es ofrecida como una alarma ideal para motocicletas y bicicletas, no dudamos que es útil hasta para asegurar maletines, ventanas, puertas y todo lo que puedas imaginar.

Se trata de un sistema electrónico que se dispara por movimiento del sensor y que se acciona de manera remota, de modo tal que los "amigos de lo ajeno" no podrán notar cuando el sistema es activado.

Funciona con las clásicas baterías de 9 voltios y al ser activada dispara una potente sirena de aproximadamente 120 Db. lo que significa un sonido similar (en potencia) al de un avión en pleno despegue o al de un martillo neumático.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

Fuente

miércoles, 14 de agosto de 2013

Como descender por una cuesta de tierra

Para lograr un buen descenso, lo primero que debes hacer es estar consciente de lo que se avecina y ser tú quien baje a la bicicleta por la cuesta y no al revés, ya que esto significaría que, encontrándote "ausente" de las maniobras serán la bici y la gravedad quienes tomarán las decisiones y las ejecutarán.

Suspensión
Estira un poco las piernas de manera tal que no te encuentres sentado sobre el sillín ni completamente erguido luego,  utilizando los codos y las rodillas como suspensión lograrás evitar los desequilibrios que ocasionan las irreguralidades del terreno obteniendo así el mejor control posible sobre tu máquina.

Centro de Gravedad:
Debes bajar el centro de gravedad de tu bicicleta y para esto lo que debes hacer es "esconderte" tratando de colocar el tronco de tu cuerpo en la posición más baja posible y siempre de acuerdo a la inclinación de la pendiente, al mismo tiempo es conveniente que transfieras el peso hacia atrás, esto lo lograrás desplazando la cadera hacia la parte posterior o hasta fuera del sillín de la bicicleta, se recomienda asumir esta posición para conferir mayor tracción a la rueda posterior y dar "libertad de acción" al tren delantero de la bici, debes tener presente una verdad axiomática: Si pasa la rueda delantera, pasa la bici entera.

Atención y observación:
Cuando empieces el descenso mantén la mirada atenta y SIEMPRE  a varios metros por delante de tu bici, esto te permitirá ir decidiendo el derrotero por el que discurrirás con tu bicicleta, hazlo de manera coherente e intenta desplazarte por el terreno más adecuado, evalúa charcos, bancos de arena, piedras, troncos, raíces y baches. 

Frenado:
Debes frenar siempre utilizando los dos sistemas, tanto el delantero como el posterior.

Utilización de los frenos delanteros:
Contra todo lo que podría suponerse, El freno delantero es utilizado para reducir la velocidad y hasta para detener el vehículo.

Utilización de los frenos posteriores:
El freno posterior lo utilizas  para bloquear la rueda correspondiente y así, con pequeños derrapes, lograr corregir el curso de la bicicleta en los caminos de tierra.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

lunes, 12 de agosto de 2013

La bicicleta en el árbol (II)


Hace ya regular tiempo, para ser preciso el 16 de noviembre de 2011, publicamos una fotografía bastante curiosa de una bicicleta que se encontraba atrapada dentro de un árbol. Hoy he vuelto a ver la imagen en el facebook y ello motivó el presente artículo.

Existen muchas versiones acerca del origen de la bicicleta y ésta es la más completa que he podido encontrar.



Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Consejos para conducir bajo la lluvia

Algunas consideraciones útiles para conducir bajo la lluvia:



  • Aléjate del borde de la acera: Siendo que, hacia el borde de la acera se encuentra la mayor acumulación de agua y que ésta podría ocultar las irregularidades del camino, resulta sumamente conveniente conducir tu bicicleta a no menos de 70 cm del borde del borde, con esto reducirás las posibilidades de patinazos y caídas.
  • Debido a que en los días lluviosos la visibilidad disminuye, resulta indispensable (YA SEA DE DÍA O DE NOCHE) el conducir con las luces encendidas para así compensar el reducido rango de visibilidad. Es necesario tener presente que, PARA TODOS LOS CASOS las luces deben ser de color rojo en la parte posterior de la bici y blancas en su parte delantera.
  • Como es evidente, debido a lo resbaladizo del pavimento mojado  y con la finalidad de evitar el hidroplaneo, en las curvas se deberán extremar los cuidados reduciendo la velocidad e inclinación de la bicicleta.
  • Si la lluvia fuese muy copiosa y no contases con frenos de disco es conveniente que de cuando en cuando y sin dejar de pedalear, apliques los frenos muy suavemente, esto es con la finalidad de mantener  secos los tacos del sistema para cuando realmente los necesites.
  • Tener mucho cuidado con el tipo de terreno por el que se transita, debes aprender a identificar los pavimentos resbaladizos como el cemento pulido, losetas y adoquines de piedra, estos son los terrenos que entrañan mayores riesgos. Para todos esos casos se recomienda reducir la velocidad. 
  • Debes conservar una distancia prudente con los demás vehículos y tener presente la "ola" o cortina de agua que pueden generar aquellos de gran tamaño.Si conduces portando mochila te recomendamos llevarla debajo de la casaca o chaqueta.
  • Antes de salir de casa revisa el estado de los neumáticos, si se encontrasen lisos o con el diseño gastado deberás extremar las precauciones, en todo caso te recomendamos quitarles un poco de aire  para lograr una mayor superficie de adherencia con el camino.


Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

lunes, 5 de agosto de 2013

Maneras de reducir el peso en nuestra MTB

Llantas (cubiertas) y cámaras ligeras: Los neumáticos de la bicicleta, junto con las cámaras de aire, forman parte de la cara más externa de las ruedas, donde la energía cinética del movimiento ejerce una gran influencia al comportamiento de la bicicleta. Cuanto más ligeras sean las cubiertas y cámaras que usemos, mayor será la ganancia en cuanto a rendimiento  a la hora de acelerar y frenar mientras rodamos.

Aros ligeros: Al igual que las cubiertas, los aros son el segundo componente más importante que deberíamos
aligerar sin soltar demasiado dinero. Podemos aprovechar los componentes de nuestras ruedas (radios, buje y cierres) e invertir un poco de dinero en unas llantas más ligeras. Todo el peso que consigamos aligerar en las ruedas de nuestra bicicleta tiene repercusiones muy notables en cuanto a mejoras de rendimiento.

Conductor más ligero: Nosotros somos el verdadero motor de la bicicleta. La forma más eficiente y fácil de aligerar el peso de la bicicleta es disminuyendo nuestro propio peso. Bastará con rodar unos cuantos minutos más de lo habitual y comer un poco  menos, para darnos cuenta que por muy poco dinero nuestra bicicleta puede rodar mucho más ligera que antes.

Existen muchos mitos y hasta leyendas urbanas referidas a la inversión de dinero para la reducción de peso de nuestra bicicleta.

Es muy común cambiar componentes por los de altos de gama y mucho más ligeros que los de gama media o normal y pensar que van a mejorar nuestro rendimiento sobre la bicicleta. Puede ser que el funcionamiento sea más preciso y por ello mejoren la experiencia de rodar, pero a la hora de reducir gramos estos componentes son prácticamente inútiles debido a que el peso reducido es mínimo; si lo que buscamos es una mejora de rendimiento por peso:

Sistema de cambios trasero: Si nuestro cambio funciona bien, no notaremos una gran diferencia si lo cambiamos por el último modelo de gama más alta y elevado precio.
Quizá invertir el dinero de ese cambio en unas ruedas o una suspensión sea una mejor opción.

Sillín: Si cambiamos el sillín de nuestra bicicleta por otro modelo más nuevo, es muy aconsejable advertir que ese mismo modelo de sillín con raíles de carbono, titanio o algún otro increíble material nos va a costar mucho más caro que su versión normal y probablemente el rendimiento de nuestra bicicleta continúe siendo el mismo.

Cierres rápidos: Otro de los componentes que con más frecuencia cambiamos por modelos más ligeros y de precios mucho más altos, en comparación con sus versiones normales. En una rueda de bicicleta, la diferencia está marcada por los neumáticos, las cámaras (si las hay) y los aros. El resto de componentes de la rueda puede ser mejorable, pero en cuestiones de peso un cierre rápido tiene poca importancia en cuanto a reacciones y rendimiento de nuestra bicicleta.

La mejor inversión para reducir peso en nuestra bicicleta:

La mayor ganancia en rendimiento a la hora de reducir peso es invertir en un juego de ruedas de calidad. Toda la potencia que generamos sobre los pedales va dirigida a mover las ruedas de la bicicleta. Son el componente con más masa (peso) de la bicicleta aparte del cuadro, y por ello deberíamos plantearnos reducir todo el peso posible en nuestras ruedas.

Aligerar peso en una bicicleta se ha convertido en una obsesión para muchos ciclistas de montaña (y carretera). Es frecuente ver en ciertos foros de la Red dedicados al ciclismo secciones que tratan de componentes y bicicletas ligeras, y también hilos de conversación con nombres tan provocativos como "Sub8" e incluso "Sub7", haciendo alusión a las bicicletas por debajo de 8 o 7 Kg. que allí se muestran y compiten por ver cual es la más ligera.

No debemos engañarnos. Aligerar el peso de los componentes de una bicicleta de montaña es algo extremadamente costoso y que no siempre puede resultar conveniente a la hora de obtener ganancias en cuanto a rendimiento.

 Lo mejor es actuar con cabeza e invertir dónde realmente será más efectivo el adelgazamiento de nuestra Mountain Bike. 
Si piensas en competir, ganar las competencias y obtener buenos premios entonces vale bien la pena el invertir en aligerar la bici al máximo, de lo contrario solamente estarás tirando el dinero.

domingo, 4 de agosto de 2013

Fuego frío

Por miles de años, los humanos han mezclado el aire rico en oxígeno de la Tierra con una casi interminable variedad de combustibles con el fin de producir llamas (o flamas) luminosas y calientes. Hay toda una historia de aprendizaje sobre la combustión, la cual se extiende desde las primeras fogatas que hicieron los seres humanos primitivos hasta los automóviles más avanzados que recorren las supercarreteras del siglo XXI. Los ingenieros estudian cómo se queman los materiales con el propósito de producir mejores motores de combustión interna; los químicos analizan las llamas en busca de reacciones exóticas; los cocineros experimentan con el fuego para preparar mejores comidas.
Uno podría pensar que queda poco por aprender sobre este tema. El Dr. Forman A. Williams, quien es profesor de física en la Universidad de California, en San Diego, estaría en desacuerdo. "Cuando se trata del fuego", dice, "apenas estamos empezando".
Strange Flames on the ISS (splash)
Un nuevo vídeo de ScienceCast explora el sorprendente comportamiento de las "llamas (flamas) frías" a bordo de la Estación Espacial Internacional.
Las llamas son difíciles de entender porque son un fenómeno complejo. En la llama común y corriente de una vela ocurren continuamente miles de reacciones químicas. Las moléculas de hidrocarburos de la mecha se vaporizan y se parten debido al calor. Luego, se combinan con oxígeno para producir luz, calor, CO2 y agua. Algunos de los fragmentos de hidrocarburos producen moléculas en forma de anillo llamadas hidrocarburos policíclicos aromáticos, y finalmente, hollín. Las partículas de hollín pueden quemarse también o simplemente esparcirse en forma de humo. La forma de gotita de la llama, que nos es tan familiar, es un efecto causado por la gravedad. El aire caliente asciende y como resultado aire frío es jalado hacia adentro. Esto se llama flotabilidad y es lo que hace que la llama se eleve y parpadee.
¿Pero qué sucede si se enciende una vela, digamos, a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI, por su sigla en idioma español o ISS, por su sigla en idioma inglés)?
"Las llamas arden de manera distinta en microgravedad: forman pequeñas esferas", dice Williams.
Tornado Surprise (signup)
Estas esferas incandescentes a bordo de la EEI resultan ser fantásticos mini laboratorios para investigar la combustión. A diferencia de las llamas en la Tierra, que se expanden con avidez cuando necesitan más combustible, las llamas esféricas dejan que el oxígeno venga a ellas. El oxígeno y el combustible se combinan en una zona delgada, en la superficie de la esfera, y no en todo su volumen. Es un sistema mucho más simple.
Hace poco, Williams y sus colegas estaban realizando un experimento a bordo de la EEI llamado "FLEX" (Flame Extinguishing Experiment, en idioma inglés, o Experimento de Extinción de Llamas, en idioma español), el cual busca entender cómo apagar incendios en microgravedad, cuando se encontraron con algo inusual. Pequeñas gotitas de heptano estaban quemándose en la cámara de combustión de FLEX. Las llamas se extinguieron según lo planeado, pero las gotitas continuaron quemándose inesperadamente.
"Eso es correcto: parecen estar quemándose sin emitir llamas", dice Williams. "Al principio, no lo creíamos".
De hecho, Williams cree que las llamas siguen estando allí, solo que son demasiado tenues como para verlas. "Estas son llamas frías", explica.
Strange Flames on the ISS (droplet)
Una imagen a color de la gotita de combustible quemándose. 
Generalmente, el fuego visible alcanza altas temperaturas, entre 1500K y 2000K. Las llamas esféricas de heptano a bordo de la EEI estaban inicialmente en este régimen de "fuego caliente". Pero, conforme las esferas de llama se enfriaron y comenzaron a apagarse, se inició un tipo distinto de fuego.
"Estas llamas frías arden a temperaturas relativamente bajas, entre 500K y 800K", dice Williams. "Y su química es completamente distinta. Las llamas normales producen hollín, CO2 y agua. Las llamas frías producen monóxido de carbono y formaldehídos".
Se han producido llamas frías similares en la Tierra, pero se apagan casi inmediatamente. A bordo de la EEI, sin embargo, las llamas frías pueden arder durante largos minutos.
"Estos resultados tienen consecuencias prácticas", agrega Williams. "Por ejemplo, podrían conducir a sistemas de ignición automotrices más limpios".
Una de las ideas que las compañías de automóviles han investigado por años se denomina HCCI (Homogeneous Charge Compression Ignition, en idioma inglés, o Ignición de Compresión de Carga Homogénea, en idioma español). En el cilindro de un automóvil, en lugar de una chispa, se produciría un proceso de combustión más suave y menos contaminante en toda la cámara.
"La química de la HCCI involucra química de la llama fría", dice Williams. "El control adicional que obtenemos del proceso de quemado estable a bordo de la EEI nos dará valores químicos más precisos para este tipo de investigación".

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

jueves, 1 de agosto de 2013

Rodamientos sellados de contacto angular


He aquí la mejor solución para el caso presentado en el artículo "Rodamientos de contacto angular", la solución pasa por colocar en las mazas de la bicicleta rodamientos de bolas  sellados y de contacto angular, cuyas características fundamentales consisten en que funcionan mediante bolas y no cilindros, lo que reduce notoriamente el rozamiento, con el adicional que  cuentan con  las pistas de rodadura (tanto la externa como la interna) desplazadas la una de la otra y en la misma dirección del eje.


Esto quiere decir que este tipo de rodamientos, gracias a su particular diseño, se adapta perfectamente bien a las necesidades de las bicicletas, toda vez que resulta particularmente adecuado para soportar cargas radiales y axiales, lo que lo convierte en excelentes aliados para nuestros vehículos.