jueves, 11 de junio de 2015

Reemplazando el emisor del tacómetro CATEYE CC6000

Soy el feliz poseedor de un CATEYE CC-6000 que adquirí en 1987 y por ello trato siempre de mantener en óptimas condiciones mi "Cyclocumputer", hace algún tiempo publiqué un par de artículos referidos al mismo, el primero refería al mantenimiento interno del artefacto, llevaba por título:"Mantenimiento al CATEYE CC-6000"

Posteriormente y siempre sobre el mismo velocímetro publiqué otro artículo, esta vez refería a la reparación de componentes desgastados al interior del mismo: "Reparando el CATEYE CC-6000"

Hace algún tiempo (bastante en realidad) se extravió el emisor original del equipo que, adosado a la biela genera pulsos en el sensor que va sujeto al bastidor de la bicicleta. Jamás pude hallar el repuesto original. 

Para mayor ilustración les diré que el componente extraviado es el que aparece en el ángulo inferior derecho de la fotografía


Siendo que, desde hace muchísimos años soy aficionado a la electrónica, deduje que el componente extraviado no era más que un pequeño imán  el cual,  mediante su campo electromagnético, accionaba un interruptor del tipo "reed - switch"  al interior del sensor del "Cyclocomputer", el mismo que así registraba lapsos de pulso y no pulso (1 y 0 en sistema binario) que eran enviados al procesador que se encarga de la realización del análisis de los datos conducentes a mostrar en pantalla el resultado de las operaciones y cálculos realizados para la función que fuera solicitada, por lo que decidí reemplazarlo por un simple y común imán.

Para ese efecto conseguí un pequeño magneto de ferritina que tenía  forma cilíndrica (+/- 15 mm de diámetro por unos 3 mm de alto) al que perforé un agujero pasante en su punto medio, tomé las medidas necesarias y procedí a taladrar además la biela en la que debía ir sujeto el emisor.

Una vez realizados los dos agujeros descritos, desde el lado externo de la biela introduje un pequeño tornillo autoroscante que fue a apretarse precisamente en el orificio del imán, quedando así firmemente instalado  y cumpliendo exitosamente su función.

Sin embargo, las vibraciones del camino, los años de uso y la falta de previsión lo condujeron a mal destino. De manera imperceptible el tornillo se fue soltando hasta que, en alguna de las rutas se cayeron y extraviaron los dos componentes.

Buscando una nueva solución al problema y que ésta se mantuviese alejada de la influencia de las vibraciones generadas por el uso, llegué a la utilización de un discreto componente que estaba refundido en uno de los cajones de mi taller de electrónica. Se trataba de un imán que viene encapsulado en un plástico de color blanco, precisamente de aquellos que se utilizan en los sistemas de seguridad para puertas y ventanas en algunas casas y oficinas.


Lo que tuve que hacer para evitar la utilización de tornillos de fijación fue recordar que el componente original veía sujeto por  cintillos plásticos (no recuerdo si eran uno o dos) y por ello es que, para reducir un poco las dimensiones de este nuevo emisor, utilizando un pequeño tornillo de banco procedí a cortar los puntos de fijación originales del componente.

Luego di inicio al proceso  de acondicionamiento de la pieza creando, en su parte media, un surco que tuviera el mismo ancho que el del cintillo y una profundidad igual al de  su espesor  con la finalidad que sirviera como tope de afianzamiento al cintillo de nylon que en adelante sujetaría al componente. Este proceso lo logré concretar con la ayuda del tornillo de banco ya mencionado y con un juego de limas de matricero (limatones) o simplemente limas de ajuste

Tras algunas pruebas y ajustes logré obtener óptimos resultados, por lo que procedí a afianzar el
componente en la biela de la bici. Puse a prueba el tacómetro y el resultado fue absolutamente satisfactorio logrando así recuperar la fundamental función del "Cyclocomputer."

Tengo CATEYE para rato!

Nondum est sera hora iam

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinión referente al artículo.